Entregan Premios de la Crítica 2015

Los Premios de la Crítica Literaria y la Crítica Científico-Técnica 2015, que concede anualmente el Instituto Cubano de Libro para reconocer las mejores obras de ambas categorías publicadas en el transcurso de un año, fueron otorgados, según dio a conocer la Dirección de Comunicación de esa institución.

Recibieron el alto galardón de la Crítica Científico-Técnica, los libros Macroalgas marinas de Cuba, de Ana M. Suárez, Beatriz Martínez-Daranas y Yusimí Alfonso; El déficit externo de Cuba: una visión desde la sostenibilidad, de Nancy Alejandra Quiñones Chang, y ¿Qué municipio queremos? Respuestas para Cuba en clave de descentralización y desarrollo local, de Lissette Pérez Hernández y Orestes J. Díaz Legón, todos publicadas por la Editorial de la Universidad de La Habana.

Otras obras reconocidas, pertenecientes al sello de Ciencias Sociales, fueron Tabaco: Mitos y Esclavos. Apuntes cubanos de historia agraria, de Enrique López Mesa; Diccionario etnográfico, de Jesús Guanche y Carmen Corral, tomos I y II, y Cuba: los correlatos socioculturales del cambio económico, de Mayra Paula Espina y Dayma Echevarría, esta última en coedición con Ruth Casa Editorial.

Completan la relación de libros reconocidos con el Premio de la Crítica Científico-Técnica 2015, Las construcciones cuentan su historia, de Juan de las Cuevas y Gina Rey, de Ediciones Boloña; Cuba y el hegemonismo militar de Estados Unidos (1933-1960), de Servando Valdés Sánchez, de la Editorial Oriente; Análisis instrumental de los alimentos, de Héctor Zumbado Fernández, tomos I y II, de la Editorial Félix Varela, y Presencia negra en la cultura cubana, de Denia García Ronda, de Ediciones Sensemayá.

El jurado del Premio de la Crítica Científico-Técnica 2015 estuvo presidido por Francisca López Civeira, Premio Nacional de Historia, e integrado por Reinaldo Funes Monzote, Miriam Valdés Tejo, José Antonio Choy López, Ana Cairo Ballester, Orlando Torres Fundora y Luis René Fernández Tabío.

Por su parte, diez libros, publicados por sellos editoriales nacionales y territoriales durante el año 2015, recibieron el Premio de la Crítica Literaria. De acuerdo a la decisión del jurado, el alto galardón fue concedido a El convidado del juicio, de Antón Arrufat; La cinta métrica, de Efraín Rodríguez Santana, y Recreos para la burocracia, de Sigfredo Ariel, todos de Ediciones Unión.

Las obras Encuentros cercanos de vario tipo (ensayos sobre literaturas en diálogo), de Mayerín Bello, y La hija del reo, de Sonia Díaz Corrales, ambas de la Editorial Letras Cubanas. También recibían el Premio de la Crítica Literaria Virgilio Piñera al borde de la ficción, de Carlos Aníbal Alonso y Pablo Argüelles Acosta, esta última una coedición entre las editoriales Letras Cubanas y la de la Universidad de La Habana.

Completan esta relación de libros reconocidos, El niño congelado,  de Mildre Hernández, del Fondo Editorial Casa de las Américas; Cuba en sepia, de José Antonio Michelena, de Ediciones Boloña, y Trillos/ precipicios/ concurrencias, de Alfredo Zaldívar, y Esperando por el sol, de Raúl Flores Iriarte, publicados por Ediciones Matanzas.

El jurado del Premio de la Crítica Literaria 2015 estuvo presidido por Margarita Mateo Palmer, eintegrado por Daniel Díaz Mantilla, Marilyn Bobes, Cira Romero, Zaida Capote, Eugenio Marrón y David Leyva.