Entre el rigor y la juventud

En la tarde de ayer, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV) acogió la entrega de los premios Guy Pérez de Cisneros y Nacional de Curaduría correspondientes al 2017. Ambos galardones buscar reconocer las propuestas expositivas dadas a conocer y los textos críticos sobre artes visuales publicados el pasado año.

En la categoría de exposición colectiva, Corina Matamoros, Hilda María Rodríguez y Chrislie Pérez entregaron el premio a El silencio de Duchamp, muestra curada por Meira Marrero y Concha Fontela que a finales del año pasado tomó por asalto los amplios salones de Factoría Habana. Se trató de una sugerente propuesta, centrada en el motivo del silencio, que acogió piezas de significativos artistas cubanos e internacionales, entre ellos el propio Duchamp, Marina Abramović, Humberto Díaz, Ricardo G. Elías y Eduardo Ponjuán.


De la muestra El silencio de Duchamp. Foto: CNAP

 

Por su parte, las tres curadoras otorgaron menciones a las muestras Sonique, Memorias. Grabado 80’ 90’ y Herbaria, curadas, respectivamente, por Yarisley Medina Abreu (LeyMa), Lisset y Lisandra Yllañez, y Caridad Blanco y Guillermo Rodríguez. Entre ellas destaca esta última, protagonizada por creadores cubanos y caribeños que ofrecieron visiones muy personales, originales y contemporáneas de la paisajística, alejándose ex profeso de los procedimientos más tradicionales empleados a la hora de abordar el género. Además, el jurado recomendó la inserción en los circuitos expositivos nacionales de Zona de juego, muestra curada por Yanisel Osuna y Yanisley Rodríguez que recoge un amplio número de obras interactivas (juegos de mesa, juguetes sensoriales, caleidoscopios, libros móviles, mallas para trepar, etc.) destinadas a niños de dos a trece años. 

En la categoría de exposición personal, el premio fue declarado desierto, aunque se le entregó una mención a Todos los mundos de Bachs, muestra curada por Sara Vega y Fabián Muñoz que recoge la producción de carteles cinematográficos y parte de las ilustraciones para libros infantiles realizadas por el artista de la gráfica Eduardo Muñoz Bachs.  


Nahela Hechevarría Pouymiró, premiada
    

El Premio Guy Pérez Cisneros se encarga de reconocer a los mejores textos críticos publicados en diversos medios de prensa, tanto impresos como digitales, entre septiembre de 2016 y septiembre de 2017. Los profesores y ensayistas Margarita Mateo, Magaly Espinoza y Erick González entregaron el premio en la categoría de ensayo a La ficción y la memoria (estrategias para penetrar el contexto), de Nahela Hechavarría Pouymiró, texto que, según el acta del jurado, aborda de manera profunda el tema histórico dentro de la producción simbólica cubana contemporánea. A su vez, el premio en la categoría de reseña fue compartido entre Pecio para una travesía aplazada, de Luis Enrique Padrón, y Coitus reservatus, de Laura Magela Garcés.


Luis Enrique Padrón y Laura Magela Garcés, premiados
 

Esta nueva edición de ambos reconocimientos se distinguió por la convocatoria de jurados con altísimo nivel académico y la participación de varios autores jóvenes que asumen la crítica de arte con rigor e inteligencia. Nuevamente, el Guy Pérez Cisneros y el Premio Nacional de Curaduría se ratifican como espacios idóneos para visibilizar los esfuerzos de escritores, periodistas y curadores que, desde sus respectivos saberes, contribuyen sustancialmente al desarrollo de las artes visuales cubanas. A dicho esfuerzo se suman los especialistas del Consejo Nacional de Artes Plásticas encargados de organizar ambas premiaciones.