El reto del Festival: no hacer de él una actividad rutinaria, sino un trabajo creativo