El negocio primero

CRISIS DE LOS REFUGIADOS

Grecia desaloja el puerto del Pireo de refugiados antes de la llegada de turistas

PATRICIA GALIANA – Atenas

18/04/2016 20:14

En una nave industrial, ubicada en el último pasaje del puerto ateniense del Pireo, se hacinan decenas de tiendas de campaña. Algunas luces iluminan el interior de la infraestructura aunque no deja de ser un lugar oscuro donde conviven familias de refugiados desde hace más de un mes. Las horas pasan e intentar matar el tiempo conversando o salir a presenciar el mar, donde el tráfico de barcos señala la apertura de la época turística en Grecia, es la práctica del día a día de miles de personas que hasta hoy albergan las tres últimas paradas del puerto.

Bajo el techo de la desesperación y la incertidumbre, Shabnam y Samira, dos hijas de una familia afgana, de ojos negros y mirada honesta, abren las puertas de cremallera para enseñar los cuatro metros cuadrados donde duermen desde hace más de cuatro semanas. La más pequeña juega a la pelota, con una careta de cartón y unas zapatillas rosas que enseña sonriente. Sus padres no creen que la frontera esté cerrada, y se niegan a salir del Pireo, no quieren ir a ningún campamento.

A la conversación se une Rahman, un afgano de 22 años que ha llegado a Europa tras tres años de trabajo en Irán. Desde allí, pagó 2.500 dólares para cambiar de continente. Su deseo es llegar a Francia. Tras un mes y 15 días durmiendo sobre mantas y alimentándose a base de comida envasada, dice que prefiere quedarse en el puerto. "No quiero ir a ningún campo, tampoco a Idomeni, aquí no se está mal aunque tampoco podemos decir que estamos bien. Si voy a Idomeni, hay peleas. Aquí también hay, pero son pequeñas, por eso prefiero este lugar. Ahora no tenemos ningún lugar, pero tenemos un solo Dios", se sincera Rahman tras enseñar unas fotografías de Malakasa, un campamento para refugiados abierto desde principios de marzo y con capacidad para 1000 personas.

A unos minutos a pie, en la E2, comenzó esta mañana la evacuación del puerto que, según publican medios griegos, "será evacuado para Semana Santa". La celebración ortodoxa comenzará en Grecia el próximo lunes.

Según las autoridades griegas, alrededor de 500 personas fueron trasladadas hoy por la mañana al campo de Skaramagas repartidos en varios autobuses. A mediodía, decenas de refugiados salían del puerto en un autobús urbano, que normalmente transporta personas dentro del Pireo, mientras varios policías griegos revisaban papeles de identificación repartidos en varios centros de registro del país.

En pocos días, la situación ha cambiado en el puerto: se permite la salida, pero no la entrada. Aquellos que presentan sus papeles sellados a las autoridades en las puertas de hierro del Pireo, pueden volver a entrar. Con el fin de que no crezca el número de tiendas de campaña, al mismo tiempo, el gobierno griego busca dejar el lugar impecable de cara al comienzo del periodo turístico en el país.

El campo de Skaramagas, situado al oeste de Atenas, donde el ejército terminaba de construir, hasta hace pocos días, las instalaciones del lugar, tiene una capacidad para 2.500 personas. Hasta el día de hoy, más de 3000 refugiados se encuentran en el puerto y 53.824 alrededor del país. En la zona portuaria se encontraban, hasta hace apenas dos semanas, más de 5000 personas.
 

http://www.elmundo.es/internacional/2016/04/18/57151f80e2704ed8178b459a.html