El Mundo y su huella indeleble en la memoria de la prensa cubana
Fotos: Tomadas de Internet
 

El periódico El Mundo cumple 115 años y la fecha es como para recordarse. No fue este un periódico más en el vasto espectro de la prensa cubana anterior a 1959... y tampoco en la posterior, aun cuando cesó de publicarse en 1969. El hecho de que perviva en la memoria de cuantos lo leyeron, no importa hace cuántos años, es prueba de que dejó una impronta que vale la pena retomar.

Para quien redacta estas notas, entonces adolescente, El Mundo fue siempre el periódico del magazine literario ilustrado y las notas costumbristas del periodista Félix Soloni, tan inmerecidamente olvidado. Sus grandes páginas, su sobriedad estilística y la autoridad intelectual de sus periodistas y colaboradores no dejan margen de duda acerca del prestigio de que disfrutó.


 

Circuló por vez primera el 11 de abril de 1901, en condición de vocero oficial del Partido Nacional Cubano (PNC), y tuvo como propietario y director fundador a José Manuel Govín. Ya el 20 de mayo de 1904 inició la publicación de su suplemento cultural dominical bajo el título El Mundo Ilustrado, que para algunos, desde entonces, devino pieza coleccionable. Cuentos, poemas, artículos históricos, crítica literaria, modas… encontraron cabida en sus páginas amenas e instructivas, impresas en excelente papel.

Pero El Mundo sentó pautas dentro de la prensa cubana por más de una razón. Fue el que primero envió un corresponsal cubano al extranjero (Manuel Márquez Sterling, cuyo nombre tomaría muchos años después, al crearse, la Escuela Profesional de Periodismo). Fue pionero en la presentación de tricromías y anuncios en colores en la prensa diaria. Y en él se organizó una naciente agencia nacional de noticias, la Prensa Unida de Cuba.

Las posiciones políticas de El Mundo y de quienes para él escribieron revelaron un permanente interés por la preservación de los intereses nacionales, en favor de la unidad, proclamándose “el periódico del hogar cubano”.

Durante el gobierno de Gerardo Machado, de triste recordación, fue clausurado provisionalmente en enero de 1931, dando así vida a la creación del periódico Ahora, hijo adoptivo que acogió a sus redactores. En 1935 volvería a ser temporalmente clausurado, por órdenes del jefe del Ejército y hombre fuerte del país, no otro que el coronel Fulgencio Batista.


 

Para la década del 50 El Mundo estaba reconocido entre los tres periódicos más importantes de Cuba, junto al Diario de la Marina e Información, lo cual no era poco en un país de tan rica tradición en la prensa escrita. Para él firmaron artículos varios ilustres de nuestras letras, entre ellos, Alejo Carpentier, José Zacarías Tallet, Samuel Feijóo, Loló de la Torriente, Fernando Ortiz, Salvador Bueno, Ángel Augier, Rafael Suárez Solís, Andrés Núñez Olano, Raúl Roa, Pablo de la Torriente Brau…

Como El Mundo no estableció un enfrentamiento ideológico con el Gobierno Revolucionario, fue prácticamente el único periódico que sobrevivió a la desaparición de la prensa pre-revolucionaria, al surgimiento del diario Revolución y a la reanudación de la tirada del periódico Hoy. Durante esta última época fue dirigido por el muy experimentado periodista Luis Gómez Wangüemert, hasta que un incendio destruyó sus talleres en la calle Virtudes, en febrero de 1969. Poco después, en el propio año, cesó definitivamente de publicarse, tras casi 68 años de circulación, cifra nada despreciable para un periódico de circulación nacional.

El fuego destruyó no solo los talleres, también los archivos, la biblioteca, colecciones importantes, documentos, grabados… Por ello resulta tan importante el cuidado, la preservación de las colecciones que aún queden y su digitalización. Es el mejor servicio que podemos prestar a la historia del periodismo en Cuba, a la cultura nacional y la mejor manera de garantizar la celebración de otros muchos aniversarios de la fundación del periódico El Mundo.