Eduard Encina: “La poesía trabaja con lo imposible”