Editorial Oriente: la literatura como arma y talismán

El sobrio letrero, inadvertido a veces por los transeúntes del centro histórico de la ciudad de Santiago de Cuba, señala el espacio de una institución con retos cada vez más complejos: representar el pensamiento local y nacional, llevarle Cuba al mundo, y viceversa, desde el placer de los libros.

La Editorial Oriente, exclusiva en el país por ser la única empresa editora perteneciente al Instituto Cubano del Libro fuera de La Habana, materializa el sueño de publicación de literatos e investigadores del territorio, el resto de las provincias, y también internacionales.


Libro titulado Un cadáver ideal, del autor Jorge Labañino Legrá, ganador del Premio Oriente 2017, resultado
de uno de los concursos que auspicia la Editorial Oriente. Fotos: Miguel Rubiera Jústiz

 

Un fuerte movimiento autoral existente en la región oriental durante los inicios de los años 70 del pasado siglo, sumado al desarrollo cultural y científico-técnico, fundamentaron su creación en 1971.

Noel Pérez García, director de esa casa editora, afirmó que el trabajo de ese colectivo está siempre encaminado a lograr la calidad del texto literario y, a la vez, velar porque se corresponda con los valores culturales de la sociedad cubana.

Siempre un libro influye en la manera de pensar del lector, pero la Editorial Oriente labora para un público variado, por eso su producto cultural se ha diversificado en colecciones, para abarcar disímiles temas y grupos etarios, incluyendo al infantil, destacó Pérez García.

Ocho colecciones alimentan su número de publicaciones, una de ellas es Bronce, destinada a los acontecimientos y personalidades de la historia patria.

Una pluralidad de trabajos, cuyo eje gira en torno a la salud física y mental, conforma Autoayuda, que junto a En Casa, repertorio consagrado a textos utilitarios que van desde los consejos de belleza hasta recetas de cocina o ayuda en el hogar, engruesan su catálogo.

La narrativa, como principal atracción de toda editorial, encuentra su espacio en la colección Ficciones, que agrupa los géneros cuento y novela, en tanto Heredia está destinada a la poesía; Diálogo, al ensayo y los textos de opinión; Mariposa, a la literatura feminista o escrita por mujeres, y Ala y espuela, consagrada al público infantil.

Según expresó Yolanda Aguirre, subdirectora encargada del área editorial, las plazas esenciales de promoción son las presentaciones y ventas de títulos en eventos como la Feria del Libro, el Festival Universitario del Libro y la Lectura, el del Caribe, o el de la Trova.

Aunque los textos ya no son la distracción de un siglo atrás, pues la sociedad ha cambiado sus dinámicas y surgieron nuevos modos de entretenimiento y erudición, el contexto cubano se aleja totalmente de las apresuradas sentencias de quienes pronostican la desaparición del libro impreso.

La Feria Internacional del Libro, principal suceso cultural que se efectúa cada año en la Isla, alcanza a todas las provincias y registra la mayor concurrencia de público, dentro del cual se encuentran potenciales lectores, lo que coloca en un punto de giro ese triste augurio.

A la XXVII edición de 2018, que comenzará el próximo 1ro. de febrero en la capital y concluirá el 13 de mayo en Santiago de Cuba, la Editorial Oriente llevará más de 30 títulos, por lo que será una de las de mayor representatividad en la fiesta de las letras.

Resalta en este abanico de opciones las novelas de narrativa femenina Felicidad, de la destacada autora santiaguera Aida Bahr, y El exilio según Julia, de Giséle Pineau, obra que aborda la discriminación racial y la xenofobia que sufren las mujeres caribeñas inmigrantes en Europa.

La edición facsimilar de un texto de 1857, titulado Manual del cocinero cubano, le revelará al lector los secretos de la gastronomía de siglos anteriores, ideal para hurgar en las tradiciones de este arte; y mucho más actual es la propuesta La yuca. Perla peregrina, compilación de José Ignacio Fleites con más de 200 recetas a base de ese tubérculo.

Quizá por esa variada gama de temáticas, lectores de otros territorios buscan las propuestas de esta casa editora. Tal es el caso de Amanda Linares, de Holguín, quien recorrió las librerías de la calle Enramadas en busca del Diccionario Básico Escolar, uno de los textos más vendidos en la historia de esta institución, y del cual ha realizado cuatro ediciones.

En la librería Amado Ramón fue atendida por una diligente vendedora, Julia Sonia Castillo, quien expresó que ese, junto a los libros de Autoayuda y otros como Diccionario del amor, Diccionario de religiones africanas y La Virgen de la Caridad, de la historiadora Olga Portuondo, han sido títulos muy procurados por las personas, incluso los extranjeros.

Noel Pérez García
Noel Pérez García, joven escritor, director de la Editorial Oriente, ubicada
en la calle Santa Lucía, en el casco histórico de la ciudad de Santiago de Cuba

 

Castillo destacó que las portadas de los volúmenes de la Editorial Oriente tienen su sello propio, y eso también atrae al lector, y en el caso de los niños constituye un incentivo para que se inicien en el fascinante mundo de la lectura.

El éxito en la visualidad de las obras también se le atribuye a la labor de impresión de los combinados poligráficos Haydée Santamaría, de Palma Soriano; y ArtGraf, de Holguín.

Además, en la concepción artística de las portadas, el colectivo se compenetra con el texto para el cual dibujan, y en tal sentido resaltan nombres de la talla de Marta Mosquera, Premio Nacional de Diseño y distinguida por el Sindicato de la Cultura, junto a las editoras Consuelo Muñiz y Asela Suárez, por los 40 años de trabajo al servicio de esa institución.

El propósito es siempre —comentó el director de la Editorial Oriente— promover el hábito de la lectura desde las edades más tempranas, pues el placer que genera la interpretación de un buen texto debe estar al alcance de los cubanos desde la infancia.

Expresó que los libros, sean de ficción, ensayo y hasta utilitarios, reflejan el contexto ideológico y las necesidades de la colectividad que los genera, porque las editoriales los convierten en un producto cultural de calidad, y garantizan así la trascendencia de esos valores y la protección de la cultura que les dio origen.

Noel Pérez García es un joven director, al igual que algunos editores y trabajadores de ese colectivo, encargado de renovar las fuerzas de esta destacada institución y, esencialmente, mantener la máxima del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque con que se fundara hace 46 años la Editorial Oriente: una editorial para todos.