Ecos de un festival

El 25 Festival Internacional de Ballet de La Habana concluyó anoche en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, con una gala que mostró artistas de diferentes países de América, Asia y Europa, los que expusieron lo mejor de su arte.

En los diez días de Festival (del 28 de octubre al 6 de noviembre) se presentaron 67 obras de 21 compañías representadas en el evento (Martha Graham Dance Company, Dance Americana, Ballet West, New York City Ballet, Washington Ballet, Ballet Hispánico de Nueva York, Arts Ballet Theatre of Florida, American Ballet Theatre y Ballet de San Francisco, de Estados Unidos; Les Grands Ballets Canadiens, de Canadá; Buenos Aires Ballet, de Argentina; Northern Ballet, de Gran Bretaña; Ballet Nacional de Mongolia, Ballet Nacional de Uruguay (SODRE), Dutch National Ballet, de Holanda; Universal Ballet, de Corea del Sur; Ballet Nacional de Noruega, Balleteatro Nacional de Puerto Rico, Ballet de Munich y la Compañía Nacional de Danza de España). Se produjeron seis estrenos mundiales, 28 estrenos en Cuba y uno por el Ballet Nacional de Cuba.

Diversas acciones se realizaron paralelas al Festival, que ofrecieron otra opción especial dentro del evento. También se exhibieron exposiciones en diversas galerías de la capital, y se brindaron conferencias, presentaciones de libros, cancelación de sellos y ciclos de cine y video. 

El Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, las salas Avellaneda y Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, el Teatro Mella y el Ciervo Encantado fueron los escenarios donde se fundieron cubanos e invitados, quienes lograron cada día la magia de la danza. Así lo avalan las opiniones de algunos invitados:

“Vine al 25 Festival, participé en clases, presencié funciones, y retorno a París con una promesa digna del público cubano: regresaré el año que viene a bailar” (Aurelie Dupont).

“Cuba siempre ha estado muy cerca de mí. Cuba ha sido una de las grandes influencias que ha tenido el ballet a nivel mundial. Cuento con muchos grandes amigos que han salido de aquí y son increíbles artistas…” (Joaquín de Luz).

”Quería mucho compartir con el Ballet Nacional de Cuba, uno de los sofisticados pilares de ballet en el mundo, y con este hermoso pueblo. Me encanta la estética de los bailarines cubanos, su país increíble y cómo se dejan guiar por la música. Tienen mucha disciplina, tanto la escuela como la compañía” (Justin Peck).

 

Fuente: Departamento de Prensa del Ballet Nacional de Cuba.