Doble fuego

La noche del 12 de junio, cuando un asaltante abrió fuego contra los presentes en el club Pulse, de Orlando, matando a 49 personas, Mario López resulto ser uno de los 53 heridos. Luego de los hechos, recibió una factura por los tratamientos médicos que recibió tras el ataque: 20 000 dólares.

El Hospital de Florida y el Centro Médico Regional de Orlando, que atendieron a los heridos, pretendían cobrar más de cinco millones por la atención a los sobrevivientes de la tragedia. Para López, quien no cuenta con seguro médico, ese fue un segundo ataque, tan terrorífico como el primero.