Diálogos itinerantes para pensar un país

Este 2 de mayo comenzará en Holguín el primer contacto de Diálogos itinerantes… Pa´conectar los sentimientos, proyecto que bajo la tutela de los creadores Ernesto Limia y Raúl Paz propone un acercamiento a la Historia desde el prisma de las nuevas generaciones. Concebido como un circuito de conversatorios en los principales centros de enseñanza pedagógica de la Isla, este emprendimiento toma como centro el libro de ensayos Cuba, ¿fin de la Historia?, en aras de generar un debate sobre los derroteros de la cultura nacional, entendida en su sentido más amplio.


Los creadores Ernesto Limia y Raúl Paz (al centro) lideran este proyecto que busca una mayor “conexión”
entre las nuevas generaciones de cubanos, la historia y la cultura nacionales. Foto: Juan Carlos Borjas.


De acuerdo con Limia, lo más importante será el arte que se genere. “Estamos mostrando un camino de cómo se puede sumar a todos. El socialismo es participación, y la Revolución es que todos nos metamos de lleno en la pelea. Cuando logremos intercambiar con nuestros jóvenes sobre pensamiento, sobre nuestros desafíos, estaremos haciendo política en revolución”.

Añadió que llevar a cabo este empeño corresponde, en gran medida, al apoyo del Ministerio de Cultura, de la editorial Ocean Sur —que donó 5000 ejemplares de Cuba… para el proyecto— y de la Federación de Estudiantes Universitarios. En ese sentido, la presidenta de esa organización, Jennifer Bello, comentó que se trata de que afloren las buenas ideas y construcciones teóricas que permitan pensar de una forma más lograda los productos culturales en todo el país.

Según trascendió, Diálogos itinerantes… contempla, además de la presentación del texto mencionado, el intercambio con miembros de la Asociación Hermanos Saíz y un concierto de Raúl Paz en cada provincia que se visite. Al respecto, el músico señaló que “más que mostrar lo que hacemos, salimos a recibir, a buscar nuevas fuerzas desde el diálogo”.

“Creo que es una responsabilidad cívica acercar más la cultura a los jóvenes, ya sea a través de este fabuloso libro, un concierto, o cualquier manifestación. Hay que salir del cliché de que la gente escucha mala música, por ejemplo. Si esto sucede es porque no le damos otras cosas o porque no sabemos cómo mostrárselas. El público cubano es muy culto y debemos llevarle la cultura como el cimiento de nacionalidad que siempre ha sido”.

Para el cierre del proyecto, anunciaron sus líderes, está prevista una jornada de actividades el 9 de junio próximo en la capital, la cual abarca varias manifestaciones y disímiles escenarios como la Universidad de La Habana, el Pabellón Cuba y el cine Yara.