De la AHS para los jóvenes

Desde su fundación en 1986, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) se ha dedicado a agrupar a la generación joven de la Isla. Artistas y escritores con edades entre los 18 y 35 años son reunidos por esta organización de manera selectiva y voluntaria, siempre con el objetivo de fomentar la creación de los asociados.

Entre las becas y premios que ofrece la AHS, se encuentra el Premio Calendario, enfocado en los autores jóvenes del país.

Al terminar en el Pabellón Cuba la segunda presentación de las obras premiadas en el año 2016, y en medio de saludos y charlas, Rafael González Muñoz, vicepresidente de la AHS, accedió a conversar acerca de este Premio, el cual considera “el más importante de la literatura joven en Cuba.


Foto: Tomada de Internet


¿Qué antecedentes tiene el Premio Calendario?

El principal antecedente es la creación de las becas y premios de la Asociación Hermanos Saíz; estos se gestaron en 1995 y un año después, la Dirección Nacional de la AHS decidió convocar al Premio Calendario en narrativa y poesía —en este último se daban tres galardones en aquel momento. En la actualidad, estamos convocando en seis categorías anualmente: poesía, narrativa, ciencia ficción, teatro, ensayo y literatura infantil. Estos géneros llegaron para quedarse, no pensamos quitar ninguno, pero quizás en otro momento pensemos en incorporar otro.

Sin duda alguna, los premios se han consolidado y hoy son muy seguidos por los jóvenes. Cada año la Sala Nicolás Guillén se repleta cuando es la entrega, y el Salón de Mayo, en el Pabellón Cuba, apenas dos días después de la primera presentación estaba prácticamente colmado de personas. En resumen, los antecedentes de los Calendario son los mismos que tiene casi todo en la AHS: están vinculados al deseo de un grupo de jóvenes de promocionar el arte que hacemos, desde la literatura hasta el resto de las manifestaciones. Es un concurso que siempre tuvo carácter nacional.

¿Cuáles son los objetivos de la AHS con el Premio Calendario?

El principal objetivo de la Asociación, en sentido general, es promover el arte joven, y los Calendario están, sobre todo, encaminados a promover a los jóvenes escritores y la literatura joven que se hace en Cuba en estos momentos; además de premiar los mejores libros de los principales autores, sean o no asociados a la AHS.

Desde los inicios del Premio, ¿cómo fue la recepción por parte de los jóvenes escritores cubanos?

En los últimos diez años siempre nos han llegado más de un centenar de obras. Este año, por ejemplo, los géneros en que más participaron fueron poesía y narrativa; llegaron doce trabajos de teatro, casi una decena de ensayos y solamente cinco de ciencia ficción, pero el jurado destacó que los cinco estaban muy bien y que cualquiera hubiese podido ser premiado. El teatro, la ciencia ficción y el ensayo son géneros complicados, pero sí llegan muchos libros de poesía, narrativa y literatura infantil; en total rebasan los cien volúmenes todos los años.


Presentación Premios Calendarios 2016, durante la FILH 2017. Foto: Racso Morejón


¿Cómo seleccionan al jurado del concurso?

Los jurados son figuras de reconocido prestigio, escritores y algunos Maestros de Juventudes nuestros, como Eduardo Heras León, María Elena Yana, Cira Romero, Edel Morales, Israel Domínguez… Son escritores multipremiados que nos hacen la deferencia de acompañar siempre a la Asociación, porque muchos de ellos fueron también fundadores de la AHS o en algún momento pasaron por ella, y otros son hoy miembros de honor.

Cada año se rota el jurado, algunos nombres se repiten, pero casi nunca de un año para otro; por ejemplo, Enrique Pérez Díaz ha estado cinco veces en el jurado de literatura infantil, pero esta categoría hace quince años que cuenta. Heras León también ha repetido varias veces, aunque casi siempre movemos el jurado año tras año.

En cuanto a los ganadores del Premio, ¿qué seguimiento se le da al desarrollo de su obra después de haber publicado los Calendario?

Desde que ganan el premio, la Casa Editora Abril y nosotros les asignamos un editor y trabajamos con los libros, para que, en el transcurso de la edición a la publicación, ellos ganen como escritores. Muchos se enfrentan por primera vez a un proceso editorial y desde ese momento comienzan a crecer.

Después tratamos de que los autores se inserten en todos los eventos de literatura que tenemos en la AHS, como el premio Reina del Mar; es en estos espacios donde ellos socializan su obra con otros autores noveles y con figuras consagradas que invitamos a las jornadas de programación. Además de la posibilidad de promocionarse y de participar, ese intercambio permite la retroalimentación, el debate y la polémica entre los autores jóvenes con figuras más establecidas.

¿Quién realiza el diseño de los Calendario?

Tenemos un grupo de diseñadores que son miembros de la Asociación y les pedimos que, como artistas al fin, nos hagan propuestas. Después aprobamos en la Dirección Nacional la que consideramos mejor, tratando de que sea lo más juvenil posible.

¿Cómo organizan la promoción del Premio Calendario?

Los Calendario ya tienen 20 años; es un premio establecido que las personas siguen aunque no se le haga tanta promoción. No obstante, desde la AHS organizamos cada año una serie de planes: primero está la publicación estable de los textos del año anterior —esto es muy importante para mantenerse en el inside poligráfico y te sigan los lectores que persiguen este tipo de literatura—; luego está la publicación de reseñas de los libros en nuestra página web y en Esquife, donde tenemos una sección que se llama “Deshojando el Calendario”, con las reseñas de todos los títulos desde hace unos cuantos años —ahora se están haciendo las de 2017.

Además, creamos spots televisivos que salen en el Noticiero Cultural y en la programación de cambio de los canales; trabajos digitales sobre los autores y los libros, para distintos sitios web; y toda la promoción que podamos realizar. Este año, particularmente, hicimos eBooks; los mismos libros que se imprimieron los llevamos al formato digital y los colgamos en nuestra página web y en la de Claustrofobias, que es el proyecto al que acudimos para hacer este tipo de formatos. En sentido general, le damos mucha importancia a la promoción de los premios porque creemos y pretendemos que sea el lauro más importante de la literatura joven en Cuba.


Yeney de Armas, Premio Calendario 2016 en Narrativa. Foto: Racso Morejón.


¿Por qué trabajar con Claustrofobias Promociones Literarias?

Claustrofobias es un proyecto que nace desde la Asociación, sus gestores son también miembros. Ellos tenían el interés personal de crear esta plataforma de promoción literaria, que comenzó con una página web y un boletín, pero que hoy tiene un programa de radio y otro de televisión en Santiago de Cuba, y un canal en YouTube. También realizan diversos tipos de trabajos, como los eBooks. Además, qué mejor que acudir a personas de casa, que nos conocen y nos entienden para que el producto final sea como queremos.

¿Existe algún plan para distribuir los libros del Premio Calendario por el país?

Teniendo en cuenta que se hacen mil ejemplares de cada título, siempre sacamos algunos aquí en La Habana, durante la Feria del Libro. Después intencionamos que a las provincias de donde son los autores lleguen al menos cien ejemplares de su obra; a cada una de las restantes llegan unos diez o quince, por eso esta alternativa de los libros digitales para socializarlos aún más en el país.

Existe el criterio de que, en ocasiones, las convocatorias no llegan a tiempo a las distintas provincias. ¿Cuál cree que sea el problema?

Hay que revisar la fuente, porque los plazos nunca cambian; ya los escritores y lectores saben que el año que viene el Calendario se recogerá en la misma fecha. Todos los que están interesados conocen que pueden entregar los trabajos antes del 31 de octubre en el Pabellón Cuba y en las filiales provinciales antes del 31 de septiembre, para que los presidentes de cada filial en el país los puedan traer a la sede nacional de la AHS.

La persona que cree o comentó el tema y dice que no se enteró de la convocatoria, es porque no quiso, ya que, además, está colgada todo el tiempo en la página web de la Asociación e imprimimos tabloides con las convocatorias de becas y premios, que llegan a todas las filiales. Quizás esos materiales son los que llegan un poco tarde a las provincias; pero la convocatoria es la misma.

De esta entrevista pueden inferirse varias enseñanzas: a pesar de que la perspectiva institucional es bastante positiva, subyacen determinadas limitantes como la necesidad de mejorar la distribución de los libros en las diferentes provincias, realizar las campañas promocionales con mayor tiempo de antelación y tener en cuenta la opinión de los jóvenes que son, finalmente el público hacia el cual va dirigido este producto cultural.