David Davis. Ministro de Gran BretaƱa, encargado del Brexit.

“Buscaremos una solución aceptable que nos permitirá controlar los números de la inmigración y que al mismo tiempo sea positiva para nuestro comercio y para el sector financiero”    

N.E.: ¿Buscarán una solución? ¿Mediante el horóscopo o por cartomancia?

EL FUTURO DE LA UNIÓN EUROPEA

Debate

El ministro del Brexit: 'No habrá un nuevo referéndum'

El Parlamento británico debate la petición popular firmada por más de 4 millones de británicos

La 'moda' del Brexit: el 62% de los británicos lo ve de manera positiva

·         CARLOS FRESNEDA
·          Corresponsal
·         Londres

05/09/2016 21:09

"No vamos a celebrar un referéndum porque a algunos no les guste el resultado", ha respondido terminantemente el ministro para el 'Brexit', David Davis, en el debate parlamentario de la petición firmada por más de cuatro millones de británicos para celebrar una nueva consulta sobre la salida de la UE.

En el nombre de la premier Theresa May, de viaje en la cumbre del G-20, Davis ha descartado también la posibilidad de una votación en la Cámara de los Comunes para invocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa y activar automáticamente la salida de la UE.

Davis ha dejado en el aire más preguntas que respuestas durante el debate simbólico de la petición popular. A la hora de explicar el supuesto plan del 'Brexit', el nuevo secretario de Estado puso sobre la mesa dos únicas certezas: el Artículo 50 no se activará hasta el año próximo y el Gobierno intentará buscar un consenso entre las fuerzas políticas durante la negociación de la salida con Bruselas.

Desde China, en su primer discurso en un foro internacional, la premier Theresa May creó cierta discordia en las filas del 'Brexit' al anunciar que el Reino Unido no adoptará un sistema de méritos por puntos como el de Australia para reducir la inmigración, una de las principales reivindicaciones del ahora titular del Foreign Office, Boris Johnson, que tendrá que renunciar a su promesa.

May ha prometido sin embargo que Londres retendrá su capacidad para controlar al menos parcialmente el flujo de inmigrantes europeos a su país, como partre de la negociación para una futura integración "desde fuera" en el Mercado Único, siguiendo el modelo de Noruega.

"Buscaremos una solución aceptable que nos permitirá controlar los números de la inmigración y que al mismo tiempo sea positiva para nuestro comercio y para el sector financiero", anticipó Davis, criticado por la falta de concreción y por la ausencia de un calendario.

"El Gobierno ha dado muestras de una alta incompetencia y una gran negligencia", declaró la laborista Emily Thornberry, que llevó la voz cantante de la oposición durante el debate. "Ha quedado nuevamente demostrada la total ausencia de un plan para salir de la UE".

"Cualquier intento de buscar una estrategia post Brexit es inútil", proclamó por su parte el líder liberal-demócrata Tim Farron. "El Gobierno no tiene un plan, ni tiene aliados, ni tiene acuerdos bajo la manga. La única certeza es que la nos ha llegado estos días desde el G-20, expresada por Japón, que podría renunciar a los 140.000 empleos que sus compañías han creado en el Reino Unido y transferirlos al continente".

http://www.elmundo.es/internacional/2016/09/05/57cdc0f0ca474135248b45b1.html