Danny Rivera graba disco con Producciones Abdala

Para el cantante boricua Danny Rivera, visitar Cuba se ha convertido en una necesidad. Por más de 30 años, este músico reconocido como “la voz de Puerto Rico” se ha mantenido ligado a la isla y a sus ritmos, por no contar los anteriores en que creció acompañado de las melodías del Bárbaro del Ritmo, del Trío Matamoros y otros representantes de la Vieja Trova.

En esta ocasión, su visita se debe a tres motivos fundamentales: un concierto que ofreció en Artemisa a fines de la semana pasada —junto al grupo Alabao y la cantante Chila Lynn—, y la grabación de dos discos: uno con el proyecto infantil Tremendochi (de Las Terrazas, Pinar del Río) y otro con el Sello Unicornio, de Producciones Abdala.

Por más de 30 años, este músico reconocido como “la voz de Puerto Rico” se ha mantenido ligado a la Isla. Fotos: Ismael González Arceo

Sobre este último comentó en conferencia de prensa que ha sido un reto interpretar los arreglos del maestro José Manuel Seruto, que traen a la actualidad temas antológicos de la música cubana dedicados a mujeres. Y es que Diez lindas cubanas más, nombre del fonograma, incluye títulos longevos de la cancionística nacional compuestos por figuras como Sindo Garay, Rosendo Ruiz, Miguel Matamoros, Rafael Rodríguez, entre otros.

De acuerdo con los productores del álbum, su ejecución se halla próxima a concluir y se espera su lanzamiento para marzo del próximo año. “Este disco es un riesgo y al mismo tiempo una aventura”, dijo Danny Rivera. “Cuando escuchen estas canciones de cien años llevadas a ritmos modernos, sentirán una dinámica que atrae y que cada canción renace con los nuevos arreglos”.

Ha sido un reto interpretar los arreglos del maestro José Manuel Seruto.

Aunque es un disco pensado para atraer a los jóvenes hacia la música tradicional, el boricua afirmó que su objetivo es que cualquier persona, de la generación que sea, se reconozca en el fonograma. “La energía que siento cuando canto no es de un hombre de 72 años —explicó—. Y esa intención de cantar sin cronología, pensando en la historia, en lo que sintieron estos hombres al componer sus temas, puede interesarle a cualquiera. El propósito es romper el tiempo y conquistar a todo el mundo”.

Según trascendió, acompaña esta producción buena parte de músicos jóvenes, expresión del talento de las nuevas generaciones. Días atrás, y poco antes de su concierto en Artemisa, Rivera elogió las aptitudes de los jóvenes artistas de la Isla y mencionó que son ellos quienes tienen, precisamente, el poder de transformar el arte.

En esa ocasión añadió que cada encuentro con Cuba es una experiencia única pues la siente como su casa, su familia. Una familia que no puede ver por la distancia, aseguró, pero que añora en cada momento.