Daniel Viglietti

Querido compañero Roberto Fernández Retamar: Con el recuerdo imborrable del Fidel Castro que pude conocer en 1967, durante el Encuentro de la Canción Protesta, y en otras memorables ocasiones, quiero extenderte un abrazo que atraviese las selvas y los mares que nos separan, en el que te envío mi más profunda emoción ante la partida de este Maestro de ideas revolucionarias sostenidas por una conducta humana siempre coherente. Tú, Roberto, junto a tantas y tantos compañeros de Cuba, y en particular de esa Casa, nos acercaron al privilegio de conocer a este gran ser humano. Se une a mis saludos mi compañera Lourdes Villafaña. Te envían su recuerdo emocionado  dos compañeros, Graciela Paraskevaídis y Coriún Aharonián, que por razones de salud nos piden hacerlo en su nombre. Un abrazo fuerte extensivo a tu familia y a todos en la Casa de las Américas.