Dámaso Pérez Prado, pesquisa y aclaración

Dos escritores residentes en la ciudad de Matanzas, Yanira Marimón y Ulises Rodríguez Febles, acaban de despejar la duda en torno a la fecha de nacimiento de Dámaso Pérez Prado.

Mientras buena parte del orbe celebró el pasado 11 de diciembre el centenario del notable músico cubano —y lo continúa haciendo todavía, como sucedió hace pocos días en la capital mexicana durante la clausura del XXXIII Festival del Centro Histórico—, los citados investigadores rastrearon los archivos matanceros hasta encontrar la partida bautismal y el asiento correspondiente en el Registro Civil.


Foto: Internet


Uno y otro documento confirman que Dámaso Pérez Prado nació, en efecto, el 11 de diciembre… ¡pero de 1917! Es decir, que el centenario del pianista, compositor y director de orquesta, que comparte como pocos su identidad cultural entre Cuba y México, está por venir.

La indagación, cuyos resultados se ofrecen en la introducción al libro ¡Mambo, qué rico e’ e’ e!  (Ediciones Matanzas, 2017), partió de la idea de conocer de dónde el musicólogo y editor Radamés Giro había sacado el dato de situar en 1917 la llegada al mundo de Pérez Prado, como consignó en el Diccionario Enciclopédico de la Música Cubana (2007), monumental obra en cuatro tomos y contentiva de 16 921 fichas.

Esa particularidad contradecía lo que todos daban por sentado en síntesis biográficas, semblanzas, esbozos biográficos y cuanta referencia circulaba para dar cuenta de la vida del músico, que coincidían en señalar su nacimiento en 1916.

Otro detalle más incentivó la búsqueda. En una entrevista con Pérez Prado, realizada en México por la periodista cubana Erena Hernández y publicada en el número 83 de 1979 de la revista habanera Revolución y Cultura, esta le preguntó: “¿En qué año nació usted?” Dámaso respondió: “Mejor te digo que nací en Matanzas, un 11 de diciembre de no sé qué año (el subrayado es nuestro). Mi padre, Pablo Pérez, era periodista de El Heraldo… bueno, algo así, no sé bien… creo que vendía acciones del periódico. Mi madre, Sara Prado, era directora de la Escuela Primaria número 17 de El Naranjal”.

Mientras preparaban el libro —antología de crónicas, impresiones y valoraciones críticas sobre Pérez Prado, que incluye textos de Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier, Leonardo Acosta y el propio Radamés Giro, entre otros— Yanira y Ulises se movieron por la iglesia matancera de Pueblo Nuevo —gestión infructuosa, pues no apareció nada vinculado a la familia—, la Catedral de Matanzas —se hallaba en reparación—,  hasta desembarcar en el Registro Civil, donde con tan buena suerte y con la diligente disposición de sus empleados que se zambulleron en el laberinto de cientos de miles de polvorientos legajos, encontraron no una, sino dos pruebas documentales: el asiento original y una copia de la fe de bautismo.

En el Folio 69 del Tomo 43, asentado el 2 de septiembre de 1919, se lee:

Nombre (s) y apellidos: Dámaso Pablo de Jesús Pérez Prado

Lugar de Nacimiento: Calle Tello Lamar casa número ciento sesenta y seis, Matanzas.

Fecha de Nacimiento: 11 de diciembre de 1917

Nombre (s) y apellidos del Padre: Pablo Pérez Gener

Lugar de Nacimiento: Matanzas

Nombre (s) y apellidos de la Madre: Sara Prado Hernández

Lugar de Nacimiento: Matanzas

Inscripción practicada en virtud: Comparecencia del padre del inscripto

En cuanto a la fe de bautismo, esta reza textualmente (se respeta la ortografía):

El día diez y seis de Julio de mil novecientos diez y ocho, en la Iglesia del Sagrario de la Catedral de San Carlos de la Ciudad, Provincia y Diócesis de Matanzas, yo, Pbro. Don Federico F. Romeu y Rubio, Párroco de la Iglesia de San Juan Bautista de Pueblo Nuevo e interino de ésta, Certifico: que Fray Felipe del Niño Jesús, con autorización del Párroco que suscribe, bautizó a un niño de raza de color, que dijeron haber nacido a las dos y media de la madrugada del día once de Diciembre último, hijo legítimo de Don Pablo Pérez, del Comercio, y Doña Sara Prado, maestra, ambos vecinos y naturales de esta Ciudad.  (…) Le puso por nombre Dámaso Pablo de Jesús. Fueron sus padrinos Don Arturo Carriera y Doña Juana Hernández, a quienes advirtió el parentesco espiritual y las obligaciones que contrajeron.

Más que la precisión de la fecha de nacimiento de Dámaso Pérez Prado y la celebración centenaria, lo importante será comprender y promover un legado que rebasa los límites del mambo. En eso estamos.