“Cuerpo” y “alma” de Pedro Pablo Oliva

Para quien solo conoce su faceta de pintor, En cuerpo y alma. Bronces de Pedro Pablo Oliva resultará una suerte de recorrido en tres dimensiones por su obra pictórica. Semejantes a las figuras de sus lienzos, las 17 obras que expone desde el 14 de febrero en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam nos revelan, una vez más, al cronista que desde sus inicios en el arte ha captado la esencia, problemáticas y contradicciones de su entorno.

“Amo el vuelo de una mariposa y un zunzún, comparables solo con la innata naturaleza del hombre por expresarse”, nos dice en una de las frases instaladas al pie de las piezas. Y agrega: “Creo mucho más en el hombre cotidiano y menos en los dioses. Una lagartija que me mira me dice que todo es posible hasta que llueva sobre la lluvia”.


El gran viaje 
 

Así se va descubriendo En cuerpo…, muestra que nos lleva desde la fría superficie del bronce fundido hasta el centro de las inquietudes y la curiosidad de su autor. Un viaje que, sin dudas, deseará realizar sin prisa mientras observa las “novias” de Oliva, sus gatos y sus peces, a Clementina, a Martí o a Matías Perez.

El trastoque de roles, tan acostumbrado por el artista en todas las manifestaciones: pintura, dibujo, ilustración…, lejos de confundir al público, lo acerca más a su obra; le hace reflexionar sobre los personajes, lo involucra con el contexto cubano —sea la audiencia nacional o no—; o como diría una de las curadoras de la expo, Isabel María Pérez Pérez, “invita a compartir ilusiones y desesperanzas”.

“Pedro Pablo Oliva —escribió Isabel María— nos ha entregado desde los años setenta un retrato que trasciende lo anecdótico para conformar un universo de profundas repercusiones, de visiones fractales y de hondas revelaciones simbólicas.


Novia llorando


“Desacralizador, alucinante en su lúdica imaginación, nos introduce a través de estos bronces fundidos en un arsenal de viejas y nuevas fabulaciones. Diecisiete esculturas (…) conforman un conjunto sorprendente, en ciertos momentos perturbador, que de seguro estimularán en el público el irreprimible impulso de rozarlas”.

Con el diseño museográfico de Enrique Martínez y Ricardo Sánchez, y curaduría compartida con Silvia Oliva Sainz, En cuerpo… se mostrará al público hasta el 25 de marzo próximo.