Confluencias para un concertazo

Una mezcla entre pop, rock and roll y música cubana protagonizó la más reciente edición del espacio A guitarra limpia, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau. A cargo de la banda francesa Neeskens y la agrupación del cubano Roly Berrío, la descarga musical hizo converger en un mismo escenario diferentes ritmos de la llamada world music.

Incluido dentro de la gira franco-cubana del proyecto Actores Culturales Cubanos para el Desarrollo (ACCEDES), el concierto realizado por jóvenes músicos demostró que a pesar de las distintas lenguas y la distancia geográfica, existen lazos comunes entre ambas naciones.

Inspirado en el pop al estilo de Coldplay, el grupo francés Neeskens interpretó canciones de su repertorio como “Juno”, que habla sobre la necesidad de parar el tiempo. Durante una entrevista concedida para La Jiribilla, el cantante y líder de la banda gala, Phillipe Roland, expresó que admira el ritmo de la vida en Cuba. “Juno es el nombre de la ciudad donde vivo. Allí la gente parece no tener tiempo ni siquiera para respirar. Todo marcha de manera acelerada. En cambio, en Cuba existe toda la calma del mundo”, señaló el músico francés.

Integrada también por el baterista Cyrille Chambrad y el guitarrista Anís Bahmed, la banda francesa Neeskens defendió, en el patio de las yagrumas, números como “Life is easy”. Según Phillipe Roland, quien compone la mayoría de las canciones del grupo, la inspiración siempre la encuentra en la naturaleza: “Vivo rodeado de montañas. Me gusta salir a caminar y poco a poco adentrarme en el paisaje. Casi siempre termino sentado a la orilla de un lago. No existe mejor lugar para componer”.

 

Proveniente de la ciudad de Santa Clara, el grupo del cubano Roly Berrío llevó al escenario del Centro Pablo los acordes de la canción cubana, heredera de la picardía de Ñico Saquito y la sutileza de Miguel Matamoros. Considerado una de las voces fundadoras del proyecto cubano La Trovuntivitis, el cantante y guitarrista Roly Berrío interpretó números como “Habichuela”, “La cucaracha”, “Piedra del río”, entre otros. Durante un intercambio con esta publicación, Berrío expresó que una canción no puede darse por terminada hasta que no se toca ante un público.

“Muchos músicos intentan llevar un guion al escenario. Imaginan, sin tocar un acorde, cuál será la reacción de la audiencia. No hay nada más errado. La vida me ha demostrado que cada concierto es un riesgo. Unas veces recibes aplausos y otras silencio”, comentó Berrío, autor de algunos de los temas de la película cubana Habana Blues.

Acompañado por el contrabajista Alfredo Oquendo, el laudista y trecero Yasel Giralt, y el baterista Reynel Rodríguez, Roly Berrío defendió también en su guitarra y voz, expresiones del funk norteamericano y el rock and roll, de exponentes como Little Richard.

Con el apoyo de Radio Francia Internacional, este concierto de la banda francesa Neeskens y el grupo del cubano Roly Berrío, culminó la gira del proyecto ACCEDES en la Isla. Resumiendo la experiencia de este recorrido musical, el productor francés Carlos Acciari expresó que la labor del Centro Pablo ha sido fundamental a la hora de acercar a los músicos de ambas latitudes.

“Debo agradecer a Víctor Casaus, a María Santucho, a Jaime Canfux, a Jesús García y a todo el equipo del Centro Pablo, quienes con su esfuerzo ayudaron a fortalecer este puente de intercambio cultural y humano entre los músicos franceses y cubanos”, expresó Acciari, uno de los coordinadores del proyecto ACCEDES.

En la primera quincena de diciembre, el proyecto culminará su programa de intercambios a través de una serie de conciertos en Francia, los cuales estarán protagonizados por Neesken y el grupo de Roly Berrío.

Financiado por la Unión Europea, el proyecto ACCEDES logró unir en un mismo escenario, durante sus dos capítulos anteriores, al grupo cubano Asunto mío y al francés Orquídeas de Hawai, así como al dúo Cofradía, de Trinidad, y la banda gala Jack and the Giant Bean.