Clausurada Feria del Libro 2016 en su primera etapa

La XXV edición de la Feria Internacional del Libro de Cuba quedó clausurada este domingo en La Habana, con las palabras de Zuleica Romay, presidenta del Instituto que rige la rama literaria en el país.

"Hemos concluido una Feria alegre, concurrida, con una programación de alta calidad en la que destacaron la jerarquía intelectual de sus protagonistas y la participación numerosa del público interesado", sostuvo Romay antes de elogiar la labor de la comisión proveniente de Uruguay, país invitado de honor al evento.

Romay sopesó las buenas y malas experiencias que dejó la cita literaria en su vigésimo quinta versión, inaugurada el pasado 11 de febrero.

Pese a sólo haber recibido 63 por ciento de las nuevas producciones previstas -añadió la titular del Instituto Cubano del Libro- las ventas alcanzaron los 234 246 volúmenes y asistieron a la feria más de 345 mil personas.

La ejecutiva confirmó que, como ya es costumbre, el masivo acontecimiento cultural se desplazará en breve al resto de las provincias del país hasta que concluya el 24 de abril próximo, por lo que su etapa habanera de 10 días constituye sólo una parte del todo.

"Queda claro que ya ninguna familia cubana queda indiferente ante este evento, el cual se nutre de amistosos editores extranjeros que ayuden a hacer de esta una Feria que desafía la concepción del libro como una mercancía concebida para el regodeo de élites y el adormecimiento de la conciencia de las minorías, concluyó Romay.

Por otra parte la ministra de Educación y Cultura del Uruguay, María Julia Muñoz, expresó que para su país ha sido un honor estar en la Feria del Libro de Cuba, una nación que destaca por su amabilidad y hospitalidad.

"Este suceso es un reconocimiento para las letras y la amistad que nos unen, por eso hemos traído una muestra con lo más representativo de la cultura uruguaya pues esta feria es, en fin, una fiesta", añadió.

Muñoz declaró que no considera la clausura como algún tipo de "cierre" sino un impulso para seguir luchando por un futuro que "nunca será perfecto, pero si puede ser mejor".

La XXV Feria Internacional del Libro de Cuba reunió en los 10 días de duración de su etapa capitalina a editoriales, expositores, escritores y artistas de 37 países y se reafirmó como el más masivo de todos los eventos a nivel nacional.

La XXV edición de la Feria Internacional del Libro de Cuba quedó clausurada este domingo en La Habana, con las palabras de Zuleica Romay, presidenta del Instituto que rige la rama literaria en el país.

"Hemos concluido una Feria alegre, concurrida, con una programación de alta calidad en la que destacaron la jerarquía intelectual de sus protagonistas y la participación numerosa del público interesado", sostuvo Romay antes de elogiar la labor de la comisión proveniente de Uruguay, país invitado de honor al evento.

Romay sopesó las buenas y malas experiencias que dejó la cita literaria en su vigésimo quinta versión, inaugurada el pasado 11 de febrero.

Pese a sólo haber recibido 63 por ciento de las nuevas producciones previstas -añadió la titular del Instituto Cubano del Libro- las ventas alcanzaron los 234 246 volúmenes y asistieron a la feria más de 345 mil personas.

La ejecutiva confirmó que, como ya es costumbre, el masivo acontecimiento cultural se desplazará en breve al resto de las provincias del país hasta que concluya el 24 de abril próximo, por lo que su etapa habanera de 10 días constituye sólo una parte del todo.

"Queda claro que ya ninguna familia cubana queda indiferente ante este evento, el cual se nutre de amistosos editores extranjeros que ayuden a hacer de esta una Feria que desafía la concepción del libro como una mercancía concebida para el regodeo de élites y el adormecimiento de la conciencia de las minorías, concluyó Romay.

Por otra parte la ministra de Educación y Cultura del Uruguay, María Julia Muñoz, expresó que para su país ha sido un honor estar en la Feria del Libro de Cuba, una nación que destaca por su amabilidad y hospitalidad.

"Este suceso es un reconocimiento para las letras y la amistad que nos unen, por eso hemos traído una muestra con lo más representativo de la cultura uruguaya pues esta feria es, en fin, una fiesta", añadió.

Muñoz declaró que no considera la clausura como algún tipo de "cierre" sino un impulso para seguir luchando por un futuro que "nunca será perfecto, pero si puede ser mejor".

La XXV Feria Internacional del Libro de Cuba reunió en los 10 días de duración de su etapa capitalina a editoriales, expositores, escritores y artistas de 37 países y se reafirmó como el más masivo de todos los eventos a nivel nacional.