Carlos Manuel Ricardo Ávila (director técnico del teatro)

Llevo alrededor de 11 años en el teatro como director técnico y 16 como trabajador. Estar aquí ha significado algo muy grande porque anteriormente trabajé en Cayo Largo, en la parte de la aviación, y al llegar fue todo totalmente nuevo. Por suerte, al incorporarme en este teatro, mi rama, que es la electricidad y la electrónica, fue muy afín a la parte técnica. He tenido la suerte y el privilegio de trabajar con los directores de las principales compañías de teatro del país, dígase Conjunto Folklórico Nacional de Cuba, Miguel Iglesias y otros, con los cuales tengo hoy las mejores relaciones.

En un principio, cuando entré, teníamos un equipo técnico que llevaba mucho tiempo trabajando en el teatro, pero se fueron jubilando y comencé a captar muchachos nuevos con muchos deseos de aprender. Los fui formando a mi manera y como requería el teatro, por lo que hoy me siento un director técnico realizado. Todas las compañías que vienen nos agradecen nuestro trabajo. Trabajamos sin límite de horas hasta que todo lo necesario esté cumplido. He tenido la suerte de que Deisy Stable, que hasta hace poco fue la directora, y ahora Débora, han confiado mucho en mi labor como profesional.

La parte principal del teatro viene siendo el escenario, que es lo que lo mueve realmente, y he tenido la libertad de poder coordinarlo todo para que las funciones que se realizan aquí salgan en las mejores condiciones posibles. Ojalá mis técnicos sigan así como están; yo espero que sí, porque tenemos excelentes relaciones. En ocasiones prestamos servicios a otros teatros, compartimos conocimientos con la empresa Tecnoescena sobre nuevas tecnologías y los muchachos pasan todos los cursos que allí se ofrecen.

Yo estoy muy feliz y espero seguir con este elenco de técnicos; los que lleguen, los formaremos. Realmente estoy muy satisfecho con mi trabajo.


Testimonio tomado por Dayana Stable