Camagüey abraza a Odin Teatret
Fotos: Orlando Durán Hernández

 

El danés Jan Ferslev ha sido un puente luminoso de las relaciones mutuas de Odin Teatret y Camagüey, por las evocaciones y los resultados de su estancia en la ciudad, como parte de la gira nacional de la agrupación del italiano Eugenio Barba, considerado el director vivo más revolucionario del teatro contemporáneo.

Durante dos días impartió un taller acerca de la presencia del actor y la música sobre la escena, y como cierre en el Complejo Cultural José Luis Tasende representó Quasi Orfeo, un recorrido por las obras en las que ha participado.

“Los actores cubanos están bien preparados. Aquí hubo una mezcla de alumnos, directores y actores con buena formación danzaria, por lo que estuvieron ligados a los ejercicios. Hubo atmósfera de trabajo”, comentó.

“La música es fundamental para el teatro. Eugenio Barba también piensa así”, dijo el músico devenido actor hace ya 40 años, de ahí la maestría admirada en Camagüey, donde intercambió con estudiantes de la Academia de las Artes Vicentina de la Torre.


 

“Estoy muy tranquilo. Fuera de Dinamarca somos famosos, pero en Dinamarca no; incluso somos famosos en otros ambientes más que en el teatro”, refirió Jan Ferslev, agradecido por la calidez de Cuba: “Es muy interesante cómo reciben. En Las Tunas había muchos niños que estaban conectados. Es siempre un encuentro con el público”.

Esta tercera visita de Odin Teatret al país permitió la exhibición del documental El país donde los árboles vuelan, a propósito de los 50 años cumplidos por el grupo en el 2014, y ha implicado la diseminación del grupo por varias provincias –Las Tunas, Camagüey, Matanzas, Pinar del Río, Granma, Santiago de Cuba, Villa Clara, Sancti Spíritus-- hasta confluir en el complejo Bertolt Brecht, de La Habana.


Elogio a Jan Ferslev

La periodista Mercedes Borges Bartutis integra el comité organizador de la gira, auspiciada por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y del Ministerio de Cultura de Cuba. Ella contó a Adelante Digital de la esperada recepción, porque Odin Teatret constituye un referente de la antropología teatral, y adonde llega bebe de las culturas originarias.

“Lástima que sea tan breve, por la complejidad del entrenamiento”, dijo a Ferslev la actriz Sissi Delgado, de amplia ejecutoria en Camagüey, ahora integrante de Teatro del Viento.


 

“Este encuentro ha sido favorable para la juventud del mundo del teatro, porque desviste los paradigmas del Odin Teatret como proceso de creación y estimula formas de construir el personaje o dramaturgia del actor”, consideró el teatrista Alejandro Viñales Estrada.

Viñales Estrada notó limitantes para entender qué es un equilibrio precario, qué son los vectores opuestos, la negación de la acción y el satp como condición de trabajo: “Esto denota que no hay una lectura de las obras de Barba, publicadas por la Editorial Tablas-Alarcos y disponibles en las escuelas. A pesar de eso, por la paciencia y la maestría pedagógica de Jan Ferslev, cada cual pudo hacer su ejercicio final”.


Eugenio Barba y Mario Junquera

“Conocí a Eugenio el dos de febrero del 2002. Cuando le dije: Nos hemos conocido el 2/2/2, me contestó con la humildad que lo caracteriza: Claro, somos dos. Eso no se nos va a olvidar nunca a ninguno de los dos”, contó Mario Junquera, director de Teatro del Espacio Interior.

“Eugenio Barba me ayudó a encaminarme. Me atrapó su sentido del teatro como forma de vida, de comunidad de amigos, del arte como monasterio al servicio social de verdad. Eso tomé del Odin a la hora de construir mi teatro”, señaló al rememorar su encuentro fortuito con el libro Las islas flotantes, después de una conferencia del profesor Helmo Hernández en la Escuela Nacional de Artes, en 1978.

Luego de apreciar el documental El país donde los árboles vuelan, en la sala George Melié (antiguo cine Encanto), admiró la entereza, el nivel de satisfacción espiritual, la sensibilidad hacia lo sencillo y la vitalidad de Eugenio Barba, quien cumplió los 80 años ayer domingo, la víspera de su llegada a Cuba.

“Es el último de los reformadores teatrales del siglo XX, que ha revolucionado la mirada sobre el teatro mismo. El Odin coordina las relaciones, por ejemplo, con el trueque; tiene muchas formas de incidir en la realidad. Es un grupo que ha tenido una posición muy comprometida con la realidad”.

Mayito Junquera calificó de excelente idea la gira por el país, y compartió su orgullo sano por el contacto de su colectivo con Odin Teatret, durante un taller en el 2002 con varios actores de ese grupo asentado en Dinamarca, donde también estuvieron integrantes de Teatro del Espacio Interior, que ya tiene 26 años, y coinciden en el trabajo con el mundo de significados y símbolos de los sujetos culturales.


Tomado del Periódico Adelante, de Camagüey.