Cabotín Teatro: “Siempre tenemos esa vocación experimental”

Enfocan y conciben cada obra partiendo de una búsqueda distinta con el actor, pero siempre desde una zona de resistencia, de producción de cultura y significado.    Cabotín Teatro, agrupación de la provincia de Sancti Spíritus, dirigida por Laudel de Jesús, lleva 12 años sobre las tablas y cada vez se aleja más de la tendencia globalizadora del mundo, de lo banal, de las malas prácticas.

Como mismo fue histórico para el grupo el estreno de Triángulo, texto del dramaturgo cubano Amado del Pino que los catapultó a la escena nacional, lo será también su participación en el próximo Festival de Teatro de La Habana, cita en la que el público podrá apreciar Espontáneamente, pieza con la que Cabotín… se adentra cada vez más en los vericuetos de este creador.

“Ir al festival es una sorpresa”, confiesa ahora a La JiribillaLaudel de Jesús desde su pequeña sala teatral en pleno centro histórico espirituano, “y, hacerlo con esta obra, mucho más porque es un autor recurrente, al que volvemos por su poética, por la parcela de la realidad que muestra, por su discurso.

“A nosotros como proyecto nos interesa sobremanera trabajar la realidad de la Isla, su cultura, su gente, y si puede decirse que hay una definición de un rostro para Cabotín… es la dramaturgia cubana, ese diálogo con el cubano de ahora mismo, ese contar la historia emocionalmente desde un conjunto de personajes que sintetizan conductas, modos de pensar.”

foto de Laudel de Jesús director de Cabotín Teatro
Laudel de Jesús, director de Cabotín Teatro, considera histórica su
participación en el Festival de Teatro de La Habana. Foto: Montos

 

Pactado del 20 al 29 de octubre, el evento internacional reunirá a grupos de una docena de naciones, los cuales, desde la relación teatro, sociedad, resistencia, proponen danzas, lecturas dramatizadas, intervenciones en espacios no convencionales…

“Si el festival tiene ese concepto en general, pues es histórico que estemos ahí porque cada día hemos tratado de vivir desde el teatro, pero diseñando todo en torno a esa filosofía.

“Siempre digo que el mayor éxito de Cabotín… es haber enamorado a un grupo de jóvenes en esta rueda que constituye hacer teatro en una provincia alejada de la capital. Y eso ha llevado a su vez a un tipo de entrenamiento, a un proceso de búsqueda, de investigación y, al final, cuando la obra se concreta en escena, ya ha pasado por la mente y el cuerpo del actor.”

Ulises Rodríguez Febles, Nicolás Dorr, Norge Espinosa, Amado del Pino, son autores a los que el grupo vuelve una y otra vez, pero sobre todo a Amado del Pino. ¿Qué encontró Laudel de Jesús en Espontáneamente?

“Espontáneamente resulta una obra que provoca desequilibrio porque al ser vista la realidad cubana desde dos aristas muy distintas, se mueve siempre en el filo de la navaja. Y a nosotros nos fascina y tenemos siempre esa vocación experimental.

“En Amado hay una constante y es que los personajes tienen una ilusión, evaden la realidad buscando la felicidad, pero no lo consiguen y eso es un componente muy dramático.

“El texto básicamente cuenta la historia de dos personas: una radica en el exterior y ese acto de estar lejos de Cuba le permite sopesar las buenas cosas y las malas, no verlas tan malas; el otro es un cubano que se pasa la vida en un bicitaxi, al sol, y que tiene una visión más crítica.

“Pero ese contraste hace que se produzca un vínculo un tanto sorpresivo, inverosímil, muy interesante; y es, a la vez, un diálogo muy actual, parece que la pieza fue escrita ayer por la noche y quien asista a verla los días 21, 22 y 23 va a sentir a un Amado muy biográfico.

“De este edifico que hoy es Cabotín Teatro, creo que a ese gran dramaturgo le debe muchísimas piedras. Y ahora mismo es muy coincidente que con un texto suyo vayamos al foro.

“Como proyecto solo aspiramos a poner Espontáneamente, que se llene la salita y que el público dialogue con él a través de nosotros; es, por tanto, a nuestro juicio, un homenaje obligado.”