Bien por Sonando en Cuba

Si Sonando en Cuba pretendía llamar la atención de los televidentes y atraer al medio a una parte del público que se había desinteresado de la programación musical, pudiera decirse que cumplió su objetivo. Emuló con Vivir del cuento en términos de audiencia y popularidad y, a diferencia de la primera versión, consiguió un consenso aprobatorio en cuanto a la propuesta general.