En una reciente conferencia de prensa, Donald Trump sentenció que es necesario “resolver el desastre que está ocurriendo en Siria” y que ha llegado el momento de poner fin a la “brutal guerra civil”. También insistió en que él quiere “llevarse bien con todo el mundo”.

Una muestra de su “querer llevarse bien” ha sido la andanada de cohetes que ordenó disparar contra Siria. Pareciera que su receta para poner fin a la guerra civil es decidirse a lanzar una agresión directa y descarada.