Casuarina equisetifolia

Analizo la descripción de la especie:

pino australiano o pino de París

(o pino sin nacionalidad definida)

árbol de la tristeza o cola de caballo

semiperenne

pino que no es pino

sino un árbol disfrazado de otro

vuelvo a la fuente

dice: Diccionario de Botánica

recuerdo que todavía no he empezado a hablar de mí

y continúo:

endémico del Pacífico

distribuido en las costas tropicales del mundo

especie introducida

indeseada

invasora

recapacito

empiezo a mencionar

los árboles sin raíces no permanecen

me desato

doy unos pasos para asegurarme

que no estoy sembrado

(misma casa mismas calles mismas formas de lanzarme).

Alguien escarba sin saber del crecimiento rápido

del fruto inconveniente.

No soy lo que esperaban del futuro

si quieren salvarse

no miren a través de mí.

 

Lucha del árbol

La única diferencia entre un hombre y un árbol es la lucidez.

El árbol nace y el hombre nace.

El árbol crece y el hombre crece.

El árbol siembra y el hombre siembra.

El árbol utiliza su equilibrio para permanecer.

El hombre confía en su hambre.

 

Pulsar el árbol

La música de un árbol es proporcional al ancho de su tronco.

Si la mano llegara al centro sin dificultad

no tuviera que tocar el árbol con violencia.

El ancho de los troncos supera las manos.

Mientras dure la tala dura la música.

Cuando el árbol cae comienza el silencio.

 

FIBRAS&CELULO.SA

La soga con que me amarro

incumple las leyes del mercado.

Ha sido fabricada con fibras vegetales en alguna comunidad/

rural

donde las manos todavía crean.

Amarrarse a un pino puede ser un acto ecológico

pero atarse a una planta de algodón sería insostenible

impedir que el tronco de un pino sea cortado

para entregar una página inútil

puede ser naturalista

pero impedir que una planta de algodón sea cortada

limita la manía de apostar la cara de los héroes

y darles un valor a su valor

maldita circunstancia del dinero por todas partes.

 

Nuclear Disarment

Para demostrar los matices de la condición humana

Gerald Holtom diseñó el símbolo de la paz.

Dibujó en el círculo dos letras del alfabeto del semáforo

una N (brazos extendidos hacia abajo en ángulos de /

45 grados)

una D (brazo perpendicular sobre la cabeza).

El mensaje era claro.

Un hombre con tres brazos

el círculo del mundo dividido

una pata de gallina

el tronco de un pino sin ramas apuntalado.

Lo entendimos todo.

 

Poema para despedirse

Más allá de este bosque uniforme

sembrado en nuestras mentes

hay también

un árbol.

 

 

Ficha
 
Antonio Herrada Hidalgo: Poeta cubano. Holguín, 1992. Licenciado en Geografía por la Universidad de La Habana, donde labora actualmente en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO-Programa Cuba. Graduado del XV Curso de Técnicas Narrativas del Centro Onelio Jorge Cardoso. Obtuvo el Premio Calendario 2016 por Plantas invasoras (Casa Editora Abril, 2017) y Mención única en el premio Pinos Nuevos 2014 por Asimetría (Ediciones La Luz, 2015). Ganador de la Beca de Pensamiento Ché Guevara de la AHS en 2016. Posee la Distinción Hijo Destacado de la Ciudad de Holguín. Ha publicado su obra en diversas revistas y antologías de Cuba, Canadá, México, España, Italia y Estados Unidos. Coordina la sección de literatura joven Asimetría de la revista Alma Mater. Es miembro de la AHS y de la Cátedra de Estudios del Caribe de la Universidad de La Habana.