Obra: Reynaldo Campillo

 

ARTE POÉTICA

Érase una vez

sobre una mesa

una cuchara amarilla y doblada

un vaso con agua

y un plato pobre

También érase una sopera

con una clara sopa de huesos

Y también una mujer sentada

que tomó sopa con la cuchara amarilla y doblada

que bebió el agua del vaso

y fue feliz por un momento

 

ASPIRACIONES DE LETRADO

Aprender un idioma para estar callado

            Callar

                        por ejemplo

en sánscrito

 

SOMARI DE LA ESCALERA

Al subir la escalera recobras

                                               el centro de tu cuerpo

andamiaje perfecto desde abajo brasa trocada en carne

y geometría

Dejo que los misterios

                                   prosigan en su altura

mientras la sigilosa boca de mi amor los persigue.

 

CUADERNO TERRESTRE

No hay histerias ni odio

Simplemente repaso mi cuaderno terrestre

y allí encuentro alfileres

costumbres

                        torpezas                   

palabras simplemente

Y malos días tristeza

Y buenos pantalón

Y oscuros ramalazos sin arte ni concierto

e invisibles derrotas no sumadas al alma.

 

LLEGADA DE LA ORQUESTA

Tengo por buenos los silencios

Pero hasta cuándo los silencios

¡Basta ya de silencios!

¡Venga la orquesta!

¡Venga la grave y ronca y melancólica llama de la gran tempestad!

Y la dulce balada de la calle

Y el ruido de las gentes y los autos

Y la guitarra entera de mi pecho

        a la que el huracán hace sonar

                        Venga la vida

con altos y con bajos

Vengan los mares y los vientos

y las lluvias y las desolaciones

y el polvo del camino y las fatales

brumas de la soledad

¡Venga envuelta en su gorro

frigio la loca fortuna

de saberse vivo!

 

 

Gustavo Pereira (1940) es oriundo de la venezolana  Isla de Margarita. Es Doctor en Estudios Literarios por la Universidad de París, y se ha desempeñado como docente en la Universidad de Oriente, enclavada en Puerto La Cruz, donde tiene su residencia.
Pereira es considerado como una de las principales voces de la poesía latinoamericana actual. A él se deben numerosos estudios sobre poesía asiática, y la invención de los “somaris”, una suerte de poema breve en los que se combina la intensidad lírica con la fina ironía.
Por sus aportes a la creación y a la divulgación de la poesía de su país, el gobierno de la República Bolivariana le concedió en 2001 el Premio Nacional de Literatura de Venezuela; también se le dedicó la 5ta edición del Festival Internacional de Poesía de Caracas (2008), importante punto de encuentro para autores de todo el mundo.  Estos son algunos de sus poemarios más notables: En plena estación (1966), El interior de las sombras (1968), Los cuatro horizontes del cielo (1970); Libro de los Somaris (1974); Vivir contra morir (1988), El peor de los oficios (1990), Escrito de salvaje (1993); Oficio de partir (1999), Costado indio (2001), Los seres invisibles (2005) y Los cuatro horizontes del cielo y otros poemas (2011).(AF)