Las delegaciones de artistas que participaron en las primeras presentaciones del festival Artes de Cuba: de la Isla para el mundo, en el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas de Washington, comenzaron a llegar a nuestro país, tras exitosas presentaciones en este evento del  país norteño.

A su llegada al aeropuerto José Martí, en la capital, José Antonio (Pepe) Méndez Padrón, acompañado de los jóvenes músicos integrantes del Lyceum Mozartiano, de La Habana, manifestó a esta revista el orgullo de haber representado a Cuba en el festival, un  evento sin precedentes que se extenderá hasta el próximo 3 de junio.

Lyceum Mozartiano llega a La Habana luego de su presentación en el Kennedy Center. Foto: Perfil de Facebook
 

La agrupación —dijo—, se ganó no solo las ovaciones del público durante el espectáculo inaugural del evento, donde compartimos un repertorio de música clásica del siglo xx de compositores como el maestro Leo Brower, Guido López-Gavilán, y Jenny Peña, acompañados por el pianista Ulises Hernández y el guitarrista Alí Arango, sino también en otros importantes espacios de la institución cultural. “Fue algo indescriptible la respuesta del público norteamericano”, aseguró.

“Es un honor y un privilegio representar a Cuba en el festival que reúne a artistas cubanos, radicados en la isla y fuera de ella, en manifestaciones como música, danza, teatro, cine y artes plásticas”, agregó.

De sus experiencias en los escenarios de una de las principales instituciones de las artes en el mundo, nos hablan, además,  bailarines de la Compañía Malpaso, quienes representaron la danza contemporánea de Cuba en el festival.

De “extraordinaria y magnífica” cataloga la experiencia Esteban Aguilar. “Una linda oportunidad de compartir con excelentes artistas norteamericanos y cubanos acogidos con mucho entusiasmo y alegría por el numeroso público que ha colmado las instalaciones durante estos días”, dijo.

“Constituye un privilegio. Fue muy bonito ver y sentir como el público americano reconoció y halagó nuestra presentación”, expresa Beatriz García. Por su parte, Manuel Durán describió el agradecimiento que sienten por haber sido invitados y representar a la cultura cubana. “Estamos muy contentos por los resultados que en el orden de hermandad nos trajo el festival”, apuntó.

Por estos días, otras delegaciones  de artistas cubanos, luego de mostrar su arte en el Kennedy Center, arribarán a Cuba con la emoción de lo vivido.

El festival Artes de Cuba: de la Isla para el mundo, es una oportunidad única para el diálogo mutuamente beneficioso entre Cuba y los Estados Unidos. Es el mayor intercambio cultural de los últimos años entre los dos países, en el que más de 200 artistas cubanos viajaron a la capital estadounidense para participar. Además, el evento ofrece una visión integradora del buen arte que se hace en Cuba hoy, defendido por artistas que viven y trabajan dentro y fuera del país, en su gran mayoría, fruto del sistema de la enseñanza artística cubana.