Dicen que un abrazo puede aliviar las distancias y sanar heridas, que existen pocas medicinas tan efectivas como ese gesto de rodear a alguien con los brazos. Si a eso se le suman razones de peso como la defensa de las conquistas alcanzadas; o el respaldo a un pueblo hermano, entonces un abrazo se convierte en una fiesta que traspasa fronteras.

Fotos: De la autora
 

El parque Calixto García, uno de los más céntricos de la ciudad de Holguín, fue testigo de la inauguración de la Fiesta de los Abrazos, esta vez en su segunda edición #AbrazoContraBloqueo. Esta vez dedicada a la solidaridad con el pueblo de Venezuela y como protesta a las continuas agresiones contra Cuba.

Jóvenes de los distintos centros universitarios del territorio junto a representantes de 20 países, llenaron de colores, consignas y júbilo esta plaza que tuvo como principal protagonista a la FEU y la UJC. De esta forma, la vanguardia artística de intelectuales, estudiantes y amigos de Cuba volvió a denunciar en la voz de Glessler Ramos, presidente de la FEU en la Universidad de Holguín, los ataques contra Venezuela y la campaña mediática llevada en su contra.

La breve presentación del grupo Buena Fe fue sin dudas uno de los momentos más esperados de la tarde. El popular dúo guantanamero solo compartió uno de sus temas, “Alma Máter”, pero fue suficiente para que la multitud coreara su letra, identificada con el texto.


 

La Fiesta de los Abrazos es uno de los espacios más importantes dentro de las Romerías de Mayo. El evento llega este año a su edición número 12 y busca unir a todos los participantes en una misma línea de pensamiento y acción.

Holguín, ciudad cosmopolita como pocas en Cuba, vuelve a ser por estos días la capital del Arte Joven. Hasta el próximo día ocho confluirán aquí la alegría de los jóvenes, el talento de los artistas y las inmensas ganas de cambiar el mundo desde la aldea a la isla, desde la isla al mundo.

Porque no hay hoy sin ayer, porque el futuro se construye desde los pequeños sueños y porque cuando se quiere se puede, la Fiesta de los Abrazos vuelve a ser el motivo de encuentro de amigos viejos y nuevos; la justificación ideal para unir desde las diferencias.