Arte en la Rampa se despide con 300 mil asistentes a la cita

Son cerca de 18 años los que Arte en La Rampa (AR) lleva consolidándose entre los espacios más concurridos y disfrutados por el público cubano durante el verano. El recinto del Pabellón Cuba, sede del multitudinario evento, ha sido durante todos estos años el escenario propicio en la confluencia de expresiones artísticas que cada año eleva la calidad de la propuesta.


Foto: Internet
 

AR se despide este 3 de septiembre con una asistencia de aproximadamente 300 mil personas, según informes del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC). Los datos arrojan cifras cercanas a un millón de pesos cubanos de recaudación por entrada (el precio de la puerta para los nacionales es de 4 pesos).

Por su parte, el FCBC —recordar que AR es un proyecto cultural integral que también está compuesto por empresas como ARTEX, La Asociación Hermanos Saíz, la EGREM y otras entidades— reveló al periódico CUBARTE algunos datos respecto a sus ventas. En este sentido, las cifras recogidas en la semana del 20 al 26 de agosto mostraron un total de ganancias de 405 mil 82 CUC y 1 millón 659 mil 710 en Moneda nacional. Resaltan las ventas en el área del calzado, los textiles y la cerámica.

Aunque el tema precio sea una de las constantes a debate por alguna prensa y público, resulta meritorio el esfuerzo de los artesanos que le aportan un valor más artístico y cultural a sus creaciones. “Algunos artículos no llevarán el calificativo de obra de arte, pero tienen carácter funcional y disfrutan de aceptación popular”, reflejó Norma Rodríguez, Directora del Departamento de Comunicación del FCBC.

Para otros la existencia de estos productos, bajo el impulso del FCBC, es una opción que por “diferente”, le impone un reto al comercio interior y a los artículos de las tiendas de recaudación de divisas, donde en muchas ocasiones desborda lo kitsch y la escasa propuesta estética; aunque esto no quiere decir que AR sea la panacea del trabajo artesanal impoluto, sin embargo encontramos en esta feria un espacio comercial para la artesanía más tradicional como la venta de guayaberas para ambos sexos, así como textiles alegóricos a nuestro deporte nacional.

Volviendo sobre el tema de los costos, Rodríguez expresó que para esta edición se pudo contar con artículos de joyería de plata del orfebre Valladares desde veinticinco hasta cien pesos cubanos, productos de cerámica para decorar como las populares tazas para el café y calzado a tono con las últimas tendencias con buena calidad de producción con un precio tope de 25 CUC.

¿Pero, cómo se determinan los precios de estos útiles?

Según la directiva en Comunicación del FCBC, este organismo es el encargado de regular y facilitar a los artesanos la compra de la materia prima en los mercados nacionales y extranjeros. Asimismo, el FCBC se respalda en sus comisiones técnico- artísticas para determinar el valor artístico y diseño de las propuestas y, en este sentido, disponer de un rango de precios, siempre poniendo un costo tope. Dentro de los precios de los artículos, también se encuentran una serie de condiciones que se derivan del análisis de las fichas de costo (transporte, mano de obra, materia prima, etc.) que entrega cada productor.

Arte en la Rampa es un proyecto cultural integral

Si bien resulta mayoritaria la presencia de la artesanía en la feria, AR es un proyecto de integración cultural como pocos. Anualmente el programa de actividades muestra fieles y antiguos espacios, así como novedosas experiencias en materia artística. Lo que parece algo natural para los cubanos —gracias a la gestión de las instituciones culturales que por largos años nos han educado en el derecho pleno a la cultura—, es en otras latitudes un privilegio. Contar en las instalaciones del Pabellón con el intercambio de experiencias entre el público y destacados artistas de la música, el cine, las artes plásticas y la literatura cubanos, es sinónimo de buen proyecto.

Para esta edición se dieron cita, entre otros, Omara Portuondo, Isabel Santos, Eslinda Núñez, Fernando Echevarría, Nelson Domínguez; se mantuvo el stand de los estudios de animación del ICAIC con su correspondiente sala de proyección; el espacio de conciertos, siguiendo la línea de la música alternativa cubana y popular de pequeño formato; la galería El Túnel mantuvo su espacio de exposiciones fotográficas; uno de las más recientes actividades del programa de AR, Comunicar TV, recibió la aceptación del público; así como Encuentro con…, moderado por la periodista Magda Resik, que propone un diálogo entre el artista y su público desde una aproximación más humana; Por los caminos del Arte, una iniciativa de Artex, convirtió cada sábado el área de La Pérgola en un sitio para la promoción de músicos y escritores que promueve el catálogo de esta empresa.

La idea de AR como una fortaleza integradora de la cultura, con todo el concepto que ello implica, parte de la necesidad de que todas nuestras expresiones artísticas sean cercanas al pueblo. Cuestión que es posible gracias a una estrategia educativa y de concientización de nuestro patrimonio cultural como nación.

Tomado de Cubarte