Los jóvenes admiramos el fútbol de afuera, no el de aquí