Argelia Fragoso: toda la vida en canción

Como en los grandes temas de la canción, también a este empeño de Argelia Fragoso lo inspira el amor. Para quien ha compartido el escenario con figuras emblemáticas nacionales e internacionales; ha recibido de la crítica el reconocimiento de ser “la Voz de Oro de Cuba”; ha aunado a voces populares de distintos países, construyéndoles un espacio de presentación y diálogo, un proyecto como Cruzada por la canción es, sobre todo, una suerte de expedición a su propia vida. Allí pulsan los aprendizajes sobre este género, acumulados a través de cada interpretación e iniciativas que ha asumido a lo largo de varias décadas.

Ella misma advierte durante una breve conversación con La Jiribilla, apenas unos minutos antes de que tuviese lugar su clase magistral, que “en realidad la Cruzada por la canción es una constante en mi trabajo durante toda la vida. He mantenido la canción como mi carta de presentación y hace unos tres años hice un primer taller de canto popular aquí, en el Amadeo Roldán. Fue un taller que comenzó para alumnos de Dirección y Canto coral y, sin embargo, a los dos o tres días de haber comenzado, se habían sumado estudiantes de todas las especialidades. Ahí me di cuenta de la necesidad que existe en los jóvenes y la avidez que tienen por conocer sus raíces y referentes musicales que se han ido perdiendo”.


Foto: Tomada de Granma.


Argelia no se desdobla como profesora por primera vez en esta Cruzada… La enseñanza ha sido parte de su carrera, al ejercer como instructora en el Instituto Superior de Arte (ISA) durante los años 80 e igualmente en la Escuela Nacional de Arte (ENA), labor que realizó hasta 1995. La “Escuela Música Viva”, auspiciada por el Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, también contó con sus conocimientos. Sus clases magistrales de canto las ha impartido en diversos países, entre ellos, Alemania, España, México, Perú, Venezuela, Estados Unidos. A partir del surgimiento de la Fundación Voces Populares, inicia sus Talleres de Canto Popular, que trae a Cuba como parte del Encuentro de Voces Populares, nacido también en la Isla de las manos de esta cantora.

Voces Populares tiene como estandarte la canción y, a partir de mi oficina, y con el apoyo del Instituto Cubano de la Música, hemos proyectado este recorrido que llamamos Cruzada por la canción para mantener el género en la juventud y sumarla a ese público que desea volver a escuchar las grandes canciones”, cuenta la maestra del canto, para quien uno de los valores esenciales del proyecto en esta oportunidad es haber logrado su extensión más allá de La Habana, como forma de “realzar la canción en otras partes de Cuba”.

Con una Clase magistral en el Festival de las Artes del ISA comenzó la Cruzada. En Matanzas, los dos momentos fundamentales de la misma, la clase y un concierto, se efectuaron en la sede de la UNEAC y en la sala José White, respectivamente. Sancti Spíritus y Cienfuegos también formaron parte del trayecto. En este último sitio, recuerda Fragoso, “recibí la Roseta de la Ciudad, máxima distinción que otorga la Dirección Provincial de Cultura a los artistas, pero lo más importante fue que llegaron amigos y familiares, y compartí con trovadores cienfuegueros que han sido alumnos de músicos, integrantes de mi familia. Fue una noche muy bonita”.

La ENA y el Amadeo Roldán fueron las últimas estaciones: “Culminamos este primer ciclo en el Amadeo Roldán —dice— porque aquí comenzó el primer taller y además porque cada uno de estos pasillos me conoce, pues en el Amadeo estudié el nivel elemental de música. Siempre me siento atraída por este lugar”.

Adentrarse en las escuelas también es una forma de “apoyar a los jóvenes, de darles referentes y opciones para que puedan tener mayor capacidad de escoger y comprometerse”, añade Argelia. Con ese propósito impulsó también su espacio en el Museo de la Música todos los terceros viernes de cada mes, donde dedica tiempo a acompañar proyectos creados por jóvenes: “Hay que potenciar lo que están haciendo, y los medios de comunicación, que son los conductores primarios de esas obras, deben reflejarlas más. Todavía falta más apoyo en ese sentido”.

Su afición por el magisterio le ha permitido llevar adelante estas iniciativas, pero no deja de convocar a otros a unirse: “Creo que cada uno en su senda puede hacer algo. Aquí estoy para recibir el apoyo de otras figuras, quien quiera aportar cosas buenas”.


Foto: Tomada de Juventud Rebelde.


Voces populares se inserta también en ese esfuerzo, al significar una oportunidad para que los jóvenes y el público en general encuentren a grandes intérpretes de la canción en escenarios nacionales. Al decir de Argelia, “se trata de traerle al público cubano una propuesta cultural diferente, en algunos casos son voces muy populares en sus países y realmente no están todo el día en la radio y la televisión. Hemos constatado que aquí conocen a estos exponentes, los siguen, los admiran y tampoco se hallan todo el tiempo en videoclips o en la radio cubana. Eso me da la medida de que el cubano siempre está abierto a lo que pasa en el mundo, y que no necesariamente lo mediático es lo que guía al público.

“Por ello, poquito a poco hay que seguir haciendo. Este es un pequeño aporte para realzar la canción cubana y hacer sentir, sobre todo a los jóvenes que no encuentran asideros, que hay raíces fuertes en nuestro país que nos obligan a ser consecuentes con ellas y en la medida que las conozcamos, podremos ser más universales”.


Foto: Archivo La Jiribilla


Cuando se le pregunta por una definición propia de la canción cubana, este es uno de los primeros aspectos que señala: “un género que ha definido nuestra cultura”. Entonces menciona a grandes de la trova tradicional como Sindo Garay. “Es un género que ha ido evolucionando y que de la canción tradicional pasó al bolero, al bolero rítmico, al bolero melódico; de ahí devino feeling con la influencia del jazz de los Estados Unidos… Y se ha mantenido como un estandarte de la expresión cubana”, dice muy sintéticamente, apresada por el tiempo.

De las condiciones y la obra de esta “Dama de la canción” se ha dicho: Intérprete versátil, capaz de transitar los más disímiles géneros de la canción y del hacer de la música internacional. Del son a la balada, del feeling al bolero, del lírico al pop. Cualquier medio es propicio para que nos deleitemos con su voz, única y profunda” [1]. Así se refleja su manera de introducirse en cada tramo de la historia de la canción, a la cual, según recalca, está unida: “Soy una intérprete de la canción y estoy ligada y comprometida con ella siempre”.


Notas:
1. Del dossier Argelia Fragoso: La Voz de Oro de Cuba, VP Producciones.