América Latina: tierra de cineastas empecinados