América, estos son tus productores, esta es tu música

Detrás de un producto musical —un single, un álbum, un DVD—, detrás de un espectáculo o incluso detrás de un artista, convergen un grupo de profesionales que lo hacen posible. Managers, técnicos de sonido, productores, diseñadores gráficos, de luces, de vestuario…, que pocas veces son tomados en cuenta a la hora de discutir la calidad de la propuesta. 

Para llevar el debate a esas zonas menos exploradas de la música, contribuir a la profesionalización de la industria musical cubana y crear nexos que conecten a la Isla con el quehacer musical de Latinoamérica, nació en 2015 AM-PM “América por su Música”, evento que tuvo su tercera edición entre el 12 y el 18 de junio en La Habana.

foto del evento ampm
Foto Grabriel Guerra Bianchini


Convocado por la Fábrica de Arte Cubano (F.A.C.), coordinado desde 4C Producciones y con el apoyo del Centro Nacional de Música Popular y el Instituto Cubano de la Música, entre otras instituciones, este año AM-PM centró sus propuestas en las figuras del productor musical y el ingeniero de sonido.

Para ello, fueron invitados productores musicales de gran parte del continente, quienes arribaron a Cuba para dialogar con sus homólogos cubanos en dos sesiones de trabajo que tuvieron lugar los días 15 y 16 en la Nave 4 de la F.A.C. Entre los profesionales latinoamericanos que formaron parte del encuentro, vale destacar a Juancho Valencia (Colombia), Eduardo Cabra (Puerto Rico), Tweety González (Argentina), Pablo Soñora (Uruguay), Andrés Mayo (Argentina), Ivis Flies (Ecuador), Ernesto Santos (Colombia), Andrés Levin (Venezuela) y Daniel Pasquel (Ecuador); mientras que por Cuba, algunos de los invitados fueron Edesio Alejandro, Alain Pérez, Joaquín Betancourt, Isnay Rodríguez (Dj Jigüe), Roberto Carcassés, Manolito Simonet y Emilio Vega; aunque la representación cubana no se mostró demasiado interesada en los tópicos e intercambios que se propiciaron durante las dos jornadas del encuentro. Y, teniendo en cuenta algunos de los temas que allí fueron tratados (“La producción musical entre la enseñanza académica y la praxis”, “El panorama general de la producción musical en América Latina hoy. Experiencias, tendencias y retos”, o “Resistencia cultural desde la producción musical”), más de uno se habría beneficiado del encuentro de haber participado de manera más activa.


De izquierda a derecha: Alejandro Rodríguez (Berklee College of Music), Eduardo Cabra (Puerto Rico), Juancho Valencia (Colombia), Billy Herron (Panamá), Rob Jaczko (Berklee College of Music), y Daniel M. Thompson (Berklee College of Music). Foto Gabriel Guerra Bianchini


Importante mención merece el Taller de Producción Musical que se desarrollara en los Estudios Abdala los días 12, 13 y 14, impartido por el Departamento de Producción e Ingeniería Musical de Berklee College of Music de Boston, Massachusetts, en Estados Unidos. Los profesores: Rob Jaczko (director del Departamento), Daniel M. Thompson, y Alejandro Rodríguez, trabajaron junto a veinticinco talleristas, entre los que se encontraban músicos, productores, musicólogos, estudiantes y egresados en la carrera de Dirección de Sonido de la Universidad de las Artes (ISA), además de Zule Guerra & Blues de Habana, artista invitada al taller para trabajar con ella, con su música. Critical listening, pre-producción con artista, escucha y crítica de proyectos realizados por talleristas, producción y grabación, y mezcla y masterización, fueron algunas de las temáticas que ocuparon esos tres primeros días de AM-PM en los Estudios Abdala. El resultado: un tema producido en colectivo a Zule Guerra y una experiencia sin dudas memorable para todos.


Taller de Producción Musical en los Estudios Abdala. Foto Soledad Sánchez


Dos espacios que regresan con cada edición del evento son las Charlas sobre Música y Tecnología y el Pitching o lanzamiento de proyectos. El primero, desde F.A.C., abrió sus puertas a interesantísimas conferencias como “Alimentando una fanbase desde Nauta. Los músicos cubanos y las redes sociales” (Darsi Fernández y Rafael González, coordinadores de AM-PM), “Youtube para compositores” (Ady Harley, Head of Music Publishing Partnerships, Latin America, para Youtube y Google Play), o “La industria musical y la industria de la grabación hoy en día” (Richard Strasser, College of Art and Media, Denver, Colorado); mientras que el segundo, desde la Casa de las Américas, nos presentó cinco interesantes proyectos relacionados con la música: el sello coletivo BandEra Studio, el proyecto “Fortalecimiento de la competitividad, Desempeño Organizacional y Capacidad de Exportación de la Industria Musical Cubana” de MINCULT-ONUDI, la aplicación para web y móviles Vitrola WIFI, la plataforma Colón Cultural en alianza con el movimiento musical SoFar, y Coocuyo, plataforma y comunidad para la música electrónica.

Los profesionales del sonido, por su parte, tuvieron un espacio de lujo. Miembros de la Audio Engineering Society (AES), llegaron a la Fábrica para ofrecer conferencias acerca de microfonía para la mezcla, arreglos lineales, el rol de la ingeniería en la producción musical, entre otros temas, y a las cuales asistieron ingenieros y diseñadores de sonido, operadores de audio y otros profesionales durante dos días.

Y, como en un evento sobre música no puede faltar la música, un espacio importante de AM-PM estuvo dedicado, como cada año, a la música en vivo. Cuatro grupos se presentaron en showcases: William Roblejo´s Trio (Cuba), Tormenta (Chile), Dúo Jade (Cuba), y Charly Mucharrima y Los Niches (Cuba); además de los conciertos latinoamericanos, protagonizados esta vez por Sweet Lizzy Project (Cuba), Mateo Kingman (Ecuador), Céu (Brasil), y Coocuyo, con Derek Turcios de Estados Unidos y DJoy de Cuba.


Céu ofreció un hermoso concierto en la noche del sábado 17. Foto Gabriel Guerra Bianchini


Estos espacios, junto a otras actividades colaterales como exposiciones, visitas profesionales y muestras audiovisuales, dieron cuerpo a un evento que trabaja en pos de posicionar la música cubana, su industria y sus actores, en el amplio y heterogéneo mapa musical de América Latina. Desde sus ediciones anteriores —centrada la primera en el manager y la segunda en el periodista musical—, AM-PM ha logrado establecer ya algunos de esos nexos. Esta vez, por lo pronto, los profesionales participantes en el evento acordaron compilar una muestra de sus trabajos como referente de lo que se produce hoy en Latinoamérica, bajo el nombre de AM-PM “América por su Música”. Esto, unido al hecho de que quizás se haya tratado del primer encuentro en el continente de productores musicales —reconocido e intencionado como tal—, debe ser suficiente para probar la pertinencia e importancia del evento en sí. Esperamos desde ya una cuarta edición.