Al compas del Festival llega la Danza

Si bien el dramaturgo inglés fue honrado muy apropiadamente en este Festival con versiones coreográficas de dramas y comedias suyas como Romeo y Julieta, La tempestad y Como gustéis, en el caso de Otelo, estuvo representado por dos excelentes coreografías, sin embargo, en ninguna de ellas los intérpretes estuvieron a la altura requerida en la ejecución dramática. Si bien el dramaturgo inglés fue honrado muy apropiadamente en este Festival con versiones coreográficas de dramas y comedias suyas como Romeo y Julieta, La tempestad y Como gustéis, en el caso de Otelo, estuvo representado por dos excelentes coreografías, sin embargo, en ninguna de ellas los intérpretes estuvieron a la altura requerida en la ejecución dramática. Si bien el dramaturgo inglés fue honrado muy apropiadamente en este Festival con versiones coreográficas de dramas y comedias suyas como Romeo y Julieta, La tempestad y Como gustéis, en el caso de Otelo, estuvo representado por dos excelentes coreografías, sin embargo, en ninguna de ellas los intérpretes estuvieron a la altura requerida en la ejecución dramática. Si bien el dramaturgo inglés fue honrado muy apropiadamente en este Festival con versiones coreográficas de dramas y comedias suyas como Romeo y Julieta, La tempestad y Como gustéis, en el caso de Otelo, estuvo representado por dos excelentes coreografías, sin embargo, en ninguna de ellas los intérpretes estuvieron a la altura requerida en la ejecución dramática. Si bien el dramaturgo inglés fue honrado muy apropiadamente en este Festival con versiones coreográficas de dramas y comedias suyas como Romeo y Julieta, La tempestad y Como gustéis, en el caso de Otelo, estuvo representado por dos excelentes coreografías, sin embargo, en ninguna de ellas los intérpretes estuvieron a la altura requerida en la ejecución dramática.