Agasajo cultural a Oscar López Rivera

Como reconocimiento a su resistencia y convicción, el puertorriqueño Oscar López Rivera, recibió un agasajo cultural en la  edición 43 del espacio audiovisual Tricontinental, iniciativa de la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina (OSPAAAL) y La Casa del Alba Cultural de La Habana, que dedican a figuras prominentes, causas políticas y problemáticas acuciantes del tercer mundo.

El boricua independentista fue el invitado especial del habitual espacio —que durante 7 años realizan estas instituciones—, dedicado al primer aniversario de “el paso de Fidel a la inmortalidad”.
 

 “López Rivera agradeció el gesto cultural que estuvo matizado por música, poesía, literatura y fotografía”.
Foto: Cortesía la Casa del Alba

 

Conmovido de estar en Cuba, López Rivera agradeció el gesto cultural que estuvo matizado por música, poesía, literatura y fotografía en el que expresó que momentos como estele ofrecen esa oportunidad de poder encontrarse con gente buena, que ama la justicia y la libertad.

En la jornada fueron proyectados materiales con imágenes del máximo líder de la Revolución cubana; carteles de la gráfica política de laOSPAAAL alegóricos a él yfragmentos de entrevistas y de la serie Fidel entre nosotros con testimonios de Gerardo Hernández, Katiuska Blanco y Vicente Feliú sobre la manera en que el Comandante en Jefe forma parte de sus vidas. Además se disfrutó de la interpretación del tema Cabalgando con Fidel por el trovador Eduardo Sosa y la cantante Annie Garcés, muy aplaudida por todos.

En el auditorio compuesto por personas de diez países y varias generaciones,entre ellas intelectuales, periodistas, combatientes y estudiantes, se le rindió tributo a Fidel y a Oscar López Rivera, quien recibió dos libros de canciones que han acompañado las luchas sociales latinoamericanas: Nacieron al mundo y Canto épico a la ternura.

Mientras, a modo de galería se expusieron las fotografías finalistas del Concurso Libertad para Oscar López que auspició la OSPAAAL, como parte del apoyo que el pueblo cubano brindó a su campaña de excarcelación. Un gesto que al decir del líder boricua es posible porque “los cubanos encarnan lo mejor de la humanidad y ejemplifican el potencial que hay en el ser humano y muy especial la niñez y la juventud cubana. Creo que viendo a esos niños, viendo a los jóvenes me llenan de esperanzas, de energía, me llenan de fe y de ver la posibilidad de que un mundo mejor es posible si nos atrevemos todos”.

Finalmente instó a “luchar por un mundo mejor y más justo” y advirtió que “lo único imposible es lo que no se hace. Todo lo demás es posible y se despidió exclamando: “¡Siempre pa’lante, resistencia y lucha!”

Al ejemplar combatiente y a su hija Clarisa,  lo acompañó el Héroe de la República de Cuba, Fernando González Llort, presidente del ICAP, quien compartió la celda de Oscar por más de cuatro años, en la prisión de Terre Haute, en Indiana.